Cuentos con moraleja (rss)

Un espacio para que dejes volar tu imaginación y escribas un relato o una poesía. ¿Qué estás leyendo? ¿Recomiendas algún libro o autor?¿Hacemos un poema compartido? ¿Te apetece un juego con palabras? ¡Entra!

Saludos

Notapor Edith Delgado Fonseca » Dom 28 Oct, 2007 9:55 am

Me Nace de Corazón dejar esto aqui.


'' UN BELLO CORAZON''

¡Para que tengamos un corazòn es necesario saber desde un principio lo que es la verdadera belleza y como conquistarla...
Un joven estaba en el centro de la ciudad, proclamando tener el corazòn màs bello de la regiòn. Una multitud lo rodeo y todos admiraron su corazòn no habìa marcas ni cualquier otro defecto.
Todos estuvieron deacurdo en que aquel era el corazòn màs bello que hubiesen visto. El jovwen estaba muy orgulloso de su bello corazòn...
De repente un anciano aparecio frente a la multitud y dijo: "¿Porque el corazòn del joven no estan bonito como el mio?".
La multitud y el joven miraban hacia el corazon del anciano que estaba latiendo con vigor, pero tenia muchas cicatrices.
Tenia lugares en que se habia removido pedazos habiendose colocados otros en su lugar, pero estos no encajaban bien y causando muchas irregularidades.
En ciertos puntos del corazòn faltaban pedazos...
El joven al ver el corazòn del anciano dijo:
Usted debe estar bromeando, compare nuestros corazones. El mio esta perfecto, intacto y el suyo es una mezcla de cicatrices y agujeros...
¡Asì es!- dijo el anciano.
Viendo tu corazòn parece perfecto, pero yo no cambiarìa el mio por el tuyo...
Mira, cada cicatriz representa una persona a la cual le di mi AMOR.
Tome un pedazo de mi corazòn y se lo di a cada una de esas personas.
Muchas de ellas me dieron tambièn un pedazo de su propio corazòn para que lo pusiera en el mio, pero como los pedazos no eran exactamente iguales, posee irregularidades.
Pero yo los quiero por que me traen recuerdos del amor que compartimos algunas veces, di pedazos de mi corazòn a quien no me retribuyo.
Por eso tiene agujeros y duelen, permanecen abiertos recordandome el AMOR que sentì por esas personas.
Espero que un dìa, ellas me correspondan, llenando ese vacìo. ¿ Que te parece joven?.
¿Ahora entiendes en que consiste la verdarera belleza?
El joven se quedo callado y las làgrimas rodaron por su rostro. Se aproximo al anciano.
Arranco un trozo de su perfecto corazòn y se lo ofrecio al anciano, quien retribuyo el gesto. El joven mirò su propio corazòn que ya no era perfecto como antes sino màs bello que nunca.
Los 2 se abrazaron y se fueron juntos.
Còmo debe ser triste la vida, pasar con el corazòn intacto.
Yo me quite un pedazo de mi corazòn para darselos a ustedes.

Atte. Edith :wink:
Avatar de Usuario
Edith Delgado Fonseca
Grammy
 
Mensajes: 1758
Registrado: Mié 08 Ago, 2007 9:13 am
Ubicación: MEXICO
Gracias dadas: 0
Gracias recibidas: 19

Notapor Hiedra » Dom 28 Oct, 2007 11:22 am

Muchas gracias Edith, gracias por este precioso relato que une.

Aprovecho la ocasión para recordar uno de los cuentos de mi admirado Jorge Bucay

En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta. En un reino mágico, donde las cosas no tangibles, se vuelven concretas...

Había una vez un estanque maravilloso.

Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente...

Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia.

Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas las dos entraron al estanque. La furia, apurada, como siempre está la furia, urgida, sin saber por qué, se bañó rápidamente y mas rápidamente aún, salió del agua...

Pero la furia es ciega, o por lo menos no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir, la primera ropa que encontró...

Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza...

Y así vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro, o mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo, con pereza y lentamente, salió del estanque.

En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba.

Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad... está escondida la tristeza.
Avatar de Usuario
Hiedra
Site Admin
 
Mensajes: 8504
Registrado: Sab 20 Ago, 2005 4:10 am
Ubicación: Canarias
Gracias dadas: 359
Gracias recibidas: 670

Notapor Jaime » Dom 28 Oct, 2007 2:56 pm

Les dejo este:

La niña de los CD´S



Había una vez un chico que nació con cáncer. Un cáncer que no tenía cura. 17 años y podía morir en cualquier momento. Siempre vivió en su casa, bajo el cuidado de su madre. Ya estaba cansado y decidió salir solo por una vez.

Le pidió permiso a su madre y ella aceptó. Caminando por su cuadra vio muchas tiendas. Al pasar por una tienda de música; al ver el aparador, notó la presencia de una muchacha de su edad. ¡ Amor a primera vista ! Abrió la puerta y entró sin mirar nada que no fuera ella. Acercándose poco a poco, llegó al mostrador donde se encontraba.

Ella lo miró y le dijo sonriente:

¿Te puedo ayudar en algo?

Mientras él pensaba que era la sonrisa más hermosa que había visto en toda su vida. Sintió el deseo de besarla en ese mismo instante. Tartamudeando le dijo:

Si, eeehh, uuhh... me gustaría comprar un CD.

Sin pensar; tomó el primero que vio y le dio el dinero.

¿Quieres que te lo envuelva?

Preguntó la joven, sonriendo de nuevo. Él respondió que si, y ella fué al almacén para volver con el paquete envuelto y entregárselo. Lo tomó y salió de la tienda. Se fué a su casa, y desde ese día en adelante visito la tienda todos los días para comprar un CD. Siempre se los envolvía la joven, para luego llevárselos a su casa y meterlos al closet. Él era muy tímido para invitarla a salir y; aunque trataba, no podía. Su mamá se entero de esto e intentó animarlo a que se atreviera a invitarla a salir, así que al siguiente día se armó de coraje y se dirigió a la tienda. Como todos los días compró otra vez un CD; y como siempre, ella se fue atrás para envolverlo. Él tomó el CD; y mientras ella no estaba viendo, rápidamente dejo su teléfono en el mostrador y salió corriendo de la tienda.

¡ Ring ! Su mamá contestó:

¿Aló?

¡ Era la chica !

Preguntó por su hijo; y la madre, comenzó a llorar:

Murió ayer le dijo.

Hubo un silencio prolongado, cortado por los lamentos de su madre.

Mas tarde; la mamá entró en el cuarto de su hijo para recordarlo. Abrió el closet. En vez de la ropa, lo primero que encontró era un montón de CD's envueltos. Ni uno estaba abierto.

Tomó uno y se sentó sobre la cama para verlo; al abrirlo, un pedazo de papel salió de la caja plástica. Decía: ¡ Hola ! ¿Quieres salir conmigo? Me gustas mucho. Sofía".

Al ver esto, la madre empezó a abrir uno y otro, y en cada CD había un papel, igual.....

Así es la vida, no esperes demasiado para decirle a ese alguien especial lo que sientes. Díselo hoy. Mañana puede ser muy tarde.
Avatar de Usuario
Jaime
Administrador
 
Mensajes: 21483
Registrado: Vie 16 Feb, 2007 4:17 am
Ubicación: Bogotá Colombia
Gracias dadas: 4453
Gracias recibidas: 3986

Notapor Jaime » Dom 28 Oct, 2007 2:59 pm

Cuando un hombre se equivoca


Cuando otro actúa de mal manera, decimos que tiene mal genio; pero cuando tú lo haces, son los nervios.

Cuando otro se apega a sus métodos, es obstinado; pero cuando tú lo haces, es firmeza.

Cuando a otro no le gusta tu amigo, tiene prejuicios; pero cuando a ti no te gusta su amigo, aparentas ser un buen juez de la naturaleza humana.

Cuando otro hace las cosas con calma, es una tortuga; pero cuando tú lo haces es porque te gusta pensar bien las cosas.

Cuando otro gasta mucho, es un despilfarro; pero cuando tú lo haces, eres generoso.

Cuando otro encuentra defectos en las cosas, es maniático; pero cuando tú lo haces, es porque sabes discernir.

Cuando otro tiene buenos modales, es débil; cuando tú lo haces, eres cortés.

Cuando el otro rompe algo, es torpe; cuando tú lo haces, eres enérgico.

¿Por qué te fijas en la paja que tiene tu hermano en el ojo y no te fijas en la viga que tienes en el tuyo?

Veamos las virtudes de los demás, y dejemos de juzgar, de la misma forma que juzgamos seremos juzgados.
Avatar de Usuario
Jaime
Administrador
 
Mensajes: 21483
Registrado: Vie 16 Feb, 2007 4:17 am
Ubicación: Bogotá Colombia
Gracias dadas: 4453
Gracias recibidas: 3986

Notapor Hiedra » Dom 28 Oct, 2007 7:29 pm

Aquí dejo otro cuento de Bucay para quien quiera disfrutarlo.

Voy andando por un sendero.

Dejo que mis pies me lleven.

Mis ojos se posan en los árboles, en los pájaros, en las piedras. En el horizonte se recorte la silueta de una ciudad. Agudizo la mirada para distinguirla bien. Siento que la ciudad me atrae.

Sin saber cómo, me doy cuenta de que en esta ciudad puedo encontrar todo lo que deseo. Todas mis metas, mis objetivos y mis logros. Mis ambiciones y mis sueños están en esta ciudad.Lo que quiero conseguir, lo que necesito, lo que más me gustaría ser, aquello a lo cual aspiro, o que intento, por lo que trabajo, lo que siempre ambicioné, aquello que sería el mayor de mis éxitos.

Me imagino que todo eso está en esa ciudad. Sin dudar, empiezo a caminar hacia ella. A poco de andar, el sendero se hace cuesta arriba. Me canso un poco, pero no me importa.

Sigo. Diviso una sombra negra, más adelante, en el camino. Al acercarme, veo que una enorme zanja me impide mi paso.Temo... dudo.

Me enoja que mi meta no pueda conseguirse fácilmente. De todas maneras decido saltar la zanja. Retrocedo, tomo impulso y salto... Consigo pasarla. Me repongo y sigo caminando.

Unos metros más adelante, aparece otra zanja. Vuelvo a tomar carrera y también la salto. Corro hacia la ciudad: el camino parece despejado. Me sorprende un abismo que detiene mi camino.Me detengo. Imposible saltarlo

Veo que a un costado hay maderas, clavos y herramientas. Me doy cuenta de que está allí para construir un puente. Nunca he sido hábil con mis manos... Pienso en renunciar. Miro la meta que deseo... y resisto.

Empiezo a construir el puente. Pasan horas, o días, o meses. El puente está hecho. Emocionado, lo cruzo. Y al llegar al otro lado... descubro el muro. Un gigantesco muro frío y húmedo rodea la ciudad de mis sueños...

Me siento abatido... Busco la manera de esquivarlo. No hay caso. Debo escalarlo. La ciudad está tan cerca... No dejaré que el muro impida mi paso.

Me propongo trepar. Descanso unos minutos y tomo aire... De pronto veo, a un costado del camino un niño que me mira como si me conociera. Me sonríe con complicidad.

Me recuerda a mí mismo... cuando era niño.

Quizás por eso, me animo a expresar en voz alta mi queja: -¿Por qué tantos obstáculos entre mi objetivo y yo?

El niño se encoge de hombros y me contesta: -¿Por qué me lo preguntas a mí?

Los obstáculos no estaban antes de que tú llegaras... Los obstáculos los trajiste tú.

Jorge Bucay


* Cambio el color, porque hay usurios que tienen problemas para leer las letras de color oscuro
Avatar de Usuario
Hiedra
Site Admin
 
Mensajes: 8504
Registrado: Sab 20 Ago, 2005 4:10 am
Ubicación: Canarias
Gracias dadas: 359
Gracias recibidas: 670

Notapor Hiedra » Lun 29 Oct, 2007 2:43 am

Y también gracias a Leo que comenzó con la idea de escribir estos pequeños cuentos :wink:

Uno más:

Existían millones de estrellas en el cielo.
Estrellas de todos los colores: blancas, plateadas, verdes, doradas, rojas y azules.

Un día inquietas, ellas se acercaron a Dios y le dijeron: Señor Dios, nos gustaría vivir en la Tierra, entre los hombres. Así será hecho, respondió el Señor. Las conservaré a todas ustedes pequeñitas, como son vistas, para que puedan bajar a la tierra.

Cuéntase que, en aquella noche, hubo una linda lluvia de estrellas.
Algunas se acurrucaron en las torres de las iglesias, otras fueron a jugar y a correr junto con las luciérnagas por los campos, otras se mezclaron con los juguetes de los niños y la Tierra quedó maravillosamente iluminada.

Pero con el pasar del tiempo, las estrellas resolvieron abandonar a los hombres y volver para el cielo, dejando la tierra obscura y triste. ¿Porqué volvieron?. Preguntó Dios, a medida que ellas iban llegando al cielo.
Señor, no nos fue posible permanecer en la Tierra. Allá existe mucha miseria y violencia, mucha maldad, mucha injusticia...

Y el Señor les dijo: - Claro! El lugar de ustedes es aquí en el cielo. La Tierra es el lugar de lo transitorio, de aquello que pasa, de aquel que cae, de aquel que yerra, de aquel que muere, nada es perfecto. El cielo es el lugar de la perfección, de lo inmutable, de lo eterno, donde nada perece.

Después que llegaron todas las estrellas y verificando su número,
Dios habló de nuevo: Nos está faltando una Estrella. Será que se perdió en el camino?.
Un ángel que estaba cerca replicó: No Señor, una estrella resolvió quedarse entre los hombres. Ella descubrió que su lugar es exactamente donde existe la imperfección, donde hay limite, donde las cosas no van bien, donde hay lucha y dolor.

Más, que estrella es esa?. Volvió Dios a preguntar.
Es la Esperanza Señor. La estrella verde. La única estrella de ese color.

Y cuando miraron para la Tierra, la estrella no estaba sola.
LaTierra estaba nuevamente iluminada porque había una estrella verde en el corazón de cada persona. Porque el único sentimiento que el hombre necesita tener y Dios no requiere es la Esperanza.

Dios ya conoce el futuro y la Esperanza es propia de la persona humana, propia de aquel que yerra, de aquel que no es perfecto, de aquel que no sabe como será el futuro.
Avatar de Usuario
Hiedra
Site Admin
 
Mensajes: 8504
Registrado: Sab 20 Ago, 2005 4:10 am
Ubicación: Canarias
Gracias dadas: 359
Gracias recibidas: 670

Notapor Jaime » Lun 29 Oct, 2007 4:17 am

Para mis cyber amigos

En el correr de los años, muchas veces nos deparamos con pérdidas terribles, por ellas asumimos actitudes y hacemos cosas que jamás soñamos hacer, pero las mismas siempre nos traen una moraleja, un aprendizaje. Yo he aprendido que más allá de mi soledad, existe un personaje extraordinario.

Esos hermosos amigos que creemos saber como piensan y como son, y que nos brindan una mano cálida. Siendo perfectos desconocidos, nos brindan más que los que dicen ser nuestros amigos cotidianos.
No conocemos sus rostros, ni sus voces, ni su color de piel, apenas sus pensamientos y la esencia misma del ser humano, y se tornan tan indispensables como el aire mismo.

Son el susurro de nuestros pensamientos, son aquellos que por la distancia son capaces de oír de nuestra tristeza, y cobijan nuestros ojos con frases que nos hacen sentir personas y que la soledad, quedó para quienes son menos afortunados.
Son aquellos que no estando cerca, sentimos muy presentes en nuestras vidas, encontramos en algunos un algo especial, que nos vincula y a ellos somos capaces de decir lo que callamos y a ellos desnudamos el alma.

En el silencio y el frío de una habitación encontramos, un ser capaz de escucharnos y oír de nuestras tristezas, de vez en cuando arranca una risa y muchas sonrisas.
Otros son capaces de confrontarnos con el niño que llevamos dentro.
Muchos se vuelven tan indispensables, que al llegar a casa lo que deseamos es que se encuentren conectados.

Los cyber se convirtieron en las estancias del hogar de una familia, que tras una pantalla forma hermosos vínculos de amistad, muchos descubren el amor, y otro el reencuentro con ese sentimiento. Algunos entran solo para observar que se dice en el chat.
De todo esto solo una cosa lamento, que podamos hacer lazos tan fuertes de esta manera, sin mirarnos a la cara, ver el brillo de los ojos de quien nos escucha y nos da una frase amiga.

El vacío de la proximidad, la carencia del contacto de la piel, el oír el susurro de las palabras que dejan huellas en nuestras vidas.
A ti quiero dedicar estas palabras, pues tú has estado en los momentos que la soledad corroía mi alma, y el dolor arrancaba una lágrima de mis ojos.

Tú fuiste capaz de arrancar una sonrisa en un rostro que hace tiempo pocos hacían sonreír.
Tú sembraste en mi alma la esperanza de un lugar donde llegar y con quien conversar, fuiste capaz de destapar la caja de Pandora de mi vida y muchas veces fuiste la brújula que me indicaba el camino a la esperanza.
Y sé que todo eso sin saber, que fuiste autor anónimo del renacer de una vida, de una confianza y devolviste la fe en la palabra amistad.

Gracias por entregarte sin esperar nada a cambio, y haberme dado tanto. Gracias por estar, y haber sido la mano presente que me dio coraje, para alzar mi rostro y mi mirada nuevamente a la esperanza de la vida.

A mis amigos especiales. A mis Cybers amigos.
Avatar de Usuario
Jaime
Administrador
 
Mensajes: 21483
Registrado: Vie 16 Feb, 2007 4:17 am
Ubicación: Bogotá Colombia
Gracias dadas: 4453
Gracias recibidas: 3986

Notapor Leo67 » Lun 29 Oct, 2007 4:33 am

CERRANDO CIRCULOS

Siempre es preciso saber cuando se acaba una etapa de la vida
Si insistes en permanecer en ella, mas allá del tiempo necesario, pierdes la alegría y el sentido del resto.

Cerrando círculos, O cerrando puertas, O cerrando capítulos. Como quiera llamarlo, lo importante es poder cerrarlos, dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó con su trabajo?, ¿Se acabó la relación?, ¿Ya no vive mas en esa casa?, ¿Debe irse de viaje?, ¿La amistad se acabó?

Puede pasarse mucho tiempo de su presente "revolcándose" en los porqués, en devolver el casete y tratar de entender porque sucedió tal o cual hecho.

El desgaste va a ser infinito porque en la vida, usted, yo, su amigo,
sus hijos, sus hermanas, todos y todas, estamos abocados a ir cerrando capítulos, a pasar la hoja, a terminar con etapas, o con momentos de la vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera
preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió, y hay que soltarlo, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculados a nosotros.

No. ¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir! Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa, papeles por romper, documentos por tirar, libros por vender o regalar.

Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.

Dejar ir, soltar, desprenderse. En la vida nadie juega con las cartas
marcadas, y hay que aprender a perder y a ganar.

Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir solo lo que
tenemos en el presente. El pasado ya pasó.

No esperen que le devuelvan, no espere que le reconozcan, no espere que alguna vez se den cuenta de quien es usted. Suelte el resentimiento, el prender su "televisor personal" para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo.

La vida está hacia delante, nunca hacia atrás. Porque si usted anda por la vida dejando "puertas abiertas", por si acaso, nunca podrá desprenderse y vivir lo de hoy con satisfacción.

Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de "regresar" (a que?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron, ¡Si puede enfrentarlos ya y ahora, hágalo!, si no, déjelo ir, cierre capítulos.

Dígase a usted mismo que no, que no vuelve. Pero no por orgullo ni por soberbia, sino porque usted ya no encaja allí, en ese
lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio.

Usted ya no es el mismo que se fue, hace dos días, hace tres
meses, hace un año, por lo tanto no hay nada a que volver. Cierre la puerta, pase la hoja, cierre el círculo. Ni usted será el mismo, ni el entorno al que regresa será igual, porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.

Es salud mental, amor por usted mismo, desprender lo que ya no está en su vida. Recuerde que nada ni nadie es indispensable. Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque cuando usted vino a este mundo "llegó" sin ese adhesivo, por lo tanto es "costumbre" vivir pegado a él, y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy le duele dejar ir.

Es un proceso de aprender a desaprenderse y, humanamente se puede lograr porque, le repito, nada ni nadie nos es indispensable. Sólo es costumbre, apego, necesidad. Pero ... cierre, clausure, limpie, tire, oxigene, despréndase, sacude, suelte.

Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquier que sea la que escoja, le ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.

¡Esa es la vida!

Paulo Coelho

Mi querida Rheingold, te defendi en su momento, pero no me vas a decir ahora que esto es "metáfora", por que no soy tan enano para leer, ni tan grande para voltear y mirar sobre mis hombros.
Que tegan todos buenas noches.....
Leo67
 

Notapor tesora » Lun 29 Oct, 2007 5:32 am

Muy cierto Leito, hay que cerrar círculos y dar vuelta pagina y no quedarse ancaldo en nada ni en nadie !
Nada ni nadie es imprescindible :wink:
tesora
 

Notapor Christian » Lun 29 Oct, 2007 8:37 pm

Un hombre perfectamente sano, comenzó a tener miedo de atrapar una enfermedad en los brazos. Fue a visitar a un doctor. Este, tras largos exámenes, concluyó: “¡Lo único que puedo hacer para que nunca se contaminen es cortarlos!”. Así lo hizo. El manco, tiempo después, empezó a tener miedo de enfermarse de las piernas. El médico sugirió otra vez, como método preventivo, la amputación. Convertido en hombre-tronco, con un terror tremendo de atrapar un mal en las vísceras, volvió al consultorio. El cirujano le cortó la cabeza, la conectó a una máquina llena de órganos artificiales e incineró el resto de su cuerpo. Así, sin temor de atrapar enfermedades, se sintió feliz... Hasta que un día el médico lo escuchó llorar. Al preguntarle por la causa de su pena, la cabeza le respondió: “¡Tengo ganas de revolcarme desnudo en la hierba!”.

Saludos...

Se me olvidó...olvidar...
Christian
 

Notapor Hiedra » Lun 29 Oct, 2007 10:00 pm

Upss, pobre hombre, esperemos que del disgusto no se le callera también el pelo. :shock:

Fue su decisión, aunque, según lo veo, mejor hubiese sido visitar al psicólogo que al cirujano. El miedo es mal consejero. :wink:
Avatar de Usuario
Hiedra
Site Admin
 
Mensajes: 8504
Registrado: Sab 20 Ago, 2005 4:10 am
Ubicación: Canarias
Gracias dadas: 359
Gracias recibidas: 670

Saludos

Notapor Edith Delgado Fonseca » Mié 31 Oct, 2007 8:19 am

[url]Reir Llorando[/url]


Viendo a Garrik -actor de la Inglaterra-
el pueblo al aplaudirlo le decía:
"Eres el más gracioso de la tierra,
y el más feliz..."

Y el cómico reía.

Víctima del spleen, los altos lores
en sus noches más negras y pesadas,
iban a ver al rey de los actores,
y cambiaban su spleen en carcajadas.

Una vez, ante un médico famoso
llegóse un hombre de mirar sombrío:
"Sufro -le dijo-, un mal tan espantoso
como esta palidez del rostro mío".

"Nada me causa encanto ni atractivo;
no me importa mi nombre ni mi suerte.
En un eterno spleen, muriendo vivo,
y es mi única ilusión la de la muerte".

-Viajad y os distraeréis.
-¡Tanto he viajado!

-Las lecturas buscad.
-¡Tanto he leído!

-Que os ame una mujer.
-¡Si soy amado!

-Un título adquirid.
-¡Noble he nacido!

-¿Pobre seréis quizá?
-Tengo riquezas.

-¿De lisonjas gustáis?
-¡Tantas escucho...!

-¿Qué tenéis de familia?
-Mis tristezas.

-¿Vais a los cementerios?
-Mucho... mucho...

-De vuestra vida actual ¿tenéis testigos?

-Sí, mas no dejo que me impongan yugos;
yo les llamo a los muertos mis amigos
yo les llamo a los vivos, mis verdugos.

-Me deja -agrega el médico- perplejo
vuestro mal, y no debo acobardaros;
tomad hoy por receta este consejo:
"Sólo viendo a Garrik podréis curaros".

-¿A Garrik?

-Sí, a Garrik... La más remisa
y austera sociedad le busca ansiosa;
todo aquel que lo ve muere de risa,
¡tiene una gracia artística asombrosa!

-¿Y a mí me hará reír?

-¡Ah sí, os lo juro!;
él sí, nada más él, mas... ¿qué os inquieta?

-Así -dijo el enfermo-, no me curo:
¡yo soy Garrik!... cambiadme la receta.

¡Cuántos hay que cansados de la vida,
enfermos de pesar, muertos de tedio,
hacen reir como el actor suicida,
sin encontrar para su mal remedio!

¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora!
¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
porque en los seres que el dolor devora
el alma llora, cuando el rostro ríe!

Si se muere la fe, si huye la calma,
si sólo abrojos nuestra planta pisa,
lanza a la faz la tempestad del alma
un relámpago triste: la sonrisa.

El carnaval del mundo engaña tanto,
que las vidas son breves mascaradas;
aquí aprendemos a reír con llanto,
y también a llorar con carcajada

Juan de Dios Peza Poeta Mèxicano.

Atte. Edith :wink:
Avatar de Usuario
Edith Delgado Fonseca
Grammy
 
Mensajes: 1758
Registrado: Mié 08 Ago, 2007 9:13 am
Ubicación: MEXICO
Gracias dadas: 0
Gracias recibidas: 19

Notapor Musinea » Jue 01 Nov, 2007 2:04 pm

Jorge Bucay también escribió:

Quiero que me oigas, sin juzgarme.
Quiero que opines, sin aconsejarme.
Quiero que confí­es en mi, sin exigirme.
Quiero que me ayudes, sin intentar decidir por mi.
Quiero que me cuides, sin anularme.
Quiero que me mires, sin proyectar tus cosas en mi.
Quiero que me abraces, sin asfixiarme.
Quiero que me animes, sin empujarme.
Quiero que me sostengas, sin hacerte cargo de mi.
Quiero que me protejas, sin mentiras.
Quiero que te acerques, sin invadirme.
Quiero que conozcas las cosas mías que más te disgusten,
que las aceptes y no pretendas cambiarlas.
Quiero que sepas, que hoy,
hoy podés contar conmigo.
Sin condiciones.


Ahora sí, ahora está en el lugar correcto. Los cuentos en los cuentos.
Musinea
Miembro de Honor
 
Mensajes: 2321
Registrado: Jue 31 Ago, 2006 8:46 pm
Gracias dadas: 0
Gracias recibidas: 95

La media cobija

Notapor Óscar Sh. » Lun 24 Dic, 2007 10:25 pm

LA MEDIA COBIJA
No hagas a otro lo que no quieres que te hagan a ti
-autor desconocido


Don Roque era ya un anciano cuando murió su esposa. Durante largos años había trabajado con ahínco para sacar adelante a su familia. Su mayor deseo era ver a su hijo convertido en un hombre de bien, respetado por los demás, ya que para lograrlo dedicó su vida y su escasa fortuna. A los setenta años, Don Roque se encontraba sin fuerzas, sin esperanzas, solo y lleno de recuerdos. Esperaba que su hijo, ahora brillante profesional, le ofreciera su apoyo y comprensión, pero veía pasar los días sin que este apareciera, y decidió por primera vez en su vida pedirle un favor. Don Roque tocó la puerta de la casa donde vivía el hijo con su familia.
-¡Hola papá, qué milagro que vienes por aquí!
-Ya sabes que no me gusta molestarte, pero me siento muy solo; además estoy cansado y viejo.
-Pues a nosotros nos da mucho gusto que vengas a visitarnos, ya sabes que ésta es tu casa.
-Gracias hijo, sabía que podía contar contigo, pero temía ser un estorbo.
Entonces, ¿no te molestaría que me quedara a vivir con ustedes? ¡Me siento tan solo!.
-¿Quedarte a vivir aquí? Si... claro...pero no sé si estarías a gusto. Tu sabes, la casa es chica...mi esposa es muy especial...y luego los niños...
-Mira, hijo, si te causo muchas molestias olvídalo. No te preocupes por mi, alguien me tenderá la mano.
-No padre, no es eso. Sólo que...no se me ocurre donde podrías dormir. No puedo sacar a nadie de su cuarto, mis hijos no me lo perdonarían...o solo que no te moleste...
-¿Qué hijo?
-Dormir en el patio...
-Dormir en el patio... está bien.

El hijo de Don Roque llamó a su hijo de doce años.
-Dime papá.
-Mira, hijo, tu abuelo se quedará a vivir con nosotros. Tráele una cobija para que se tape en la noche.
-Si, con gusto...y ¿dónde va a dormir?
-En el patio, no quiere que nos incomodemos por su culpa.

Luis subió por la cobija, tomó unas tijeras y la cortó en dos. En ese momento llegó su padre.
-¿Qué haces Luis? ¿Por qué cortas la cobija de tu abuelo?
-Sabes papá estaba pensando...
-¿Pensando en qué?
En guardar la mitad de la cobija para cuando tú seas ya viejo y vayas a vivir a mi casa.
島袋..Año Nuevo y Adios
Avatar de Usuario
Óscar Sh.
Administrador
 
Mensajes: 14280
Registrado: Mar 14 Ago, 2007 9:14 pm
Ubicación: Lima-Perú
Gracias dadas: 2226
Gracias recibidas: 3733

Notapor Jaime » Mar 25 Dic, 2007 12:55 am

Muy bueno melomano, esta es parecida:

El Tazón de Madera


Un viejo se fue a vivir con su hijo, su nuera y su nieto de cuatro años, ya las manos le temblaban, su vista se nublaba y sus pasos flaqueaban.

La familia completa comía junta en la mesa, pero las manos temblorosas y la vista enferma del anciano hacía el alimentarse un asunto difícil.
Los guisantes caían de su cuchara al suelo de y cuando intentaba tomar el vaso, derramaba la leche sobre el mantel.

El hijo y su esposa se cansaron de la situación. "Tenemos que hacer algo con el abuelo", dijo el hijo. "Ya he tenido suficiente, derrama la leche, hace ruido al comer y tira la comida al suelo".

Así fue como el matrimonio decidió poner una pequeña mesa en una esquina del comedor. Ahí, el abuelo comía solo mientras el resto de la familia disfrutaba la hora de comer. Como el abuelo había roto uno o dos platos, su comida se la servían en un tazón de madera.

De vez en cuando miraban hacia donde estaba el abuelo y podían ver una lágrima en sus ojos mientras estaba ahí sentado sólo. Sin embargo, las únicas palabras que la pareja le dirigía, eran fríos llamados de atención cada vez que dejaba caer el tenedor o la comida.

El niño de cuatro años observaba todo en silencio. Una tarde antes de la cena, el papá observó que su hijo estaba jugando con trozos de madera en el suelo.

Le preguntó dulcemente: ¿Qué estás haciendo?

Con la misma dulzura el niño le contestó: "Ah, estoy haciendo un tazón para ti y otro para mamá para que cuando yo crezca, ustedes coman en ellos".

Sonrió y siguió con su tarea.

Las palabras del pequeño golpearon a sus padres de tal forma que quedaron sin habla.

Las lágrimas rodaban por sus mejillas. Y, aunque ninguna palabra se dijo al respecto, ambos sabían lo que tenían que hacer.

Esa tarde el esposo tomó gentilmente la mano del abuelo y lo guió de vuelta a la mesa de la familia. Por el resto de sus días ocupó un lugar en la mesa con ellos. Y por alguna razón, ni el esposo ni la esposa, parecían molestarse más cada vez que el tenedor se caía, la leche se derramaba o se ensuciaba el mantel.

Los niños son altamente perceptivos. Sus ojos observan, sus oídos siempre escuchan y sus mentes procesan los mensajes que absorben.

Si ven que con paciencia proveemos un hogar feliz para todos los miembros de la familia, ellos imitarán esa actitud por el resto de sus vidas.

Los padres y madres inteligentes se percatan que cada día colocan los bloques con los que construyen el futuro de su hijo. Seamos constructores sabios y modelos a seguir.

He aprendido que puedes decir mucho de una persona por la forma en que maneja tres cosas: un día lluvioso, equipaje perdido y luces del arbolito enredadas.

He aprendido que independientemente de la relación que tengas con tus padres, los vas a extrañar cuando ya no estén contigo.

He aprendido que aún cuando me duela, no debo estar solo.

La gente olvidará lo que dijiste y lo que hiciste, pero nunca cómo los hiciste sentir.
Avatar de Usuario
Jaime
Administrador
 
Mensajes: 21483
Registrado: Vie 16 Feb, 2007 4:17 am
Ubicación: Bogotá Colombia
Gracias dadas: 4453
Gracias recibidas: 3986

Siguiente

Volver a ✎ LITERATURA Y POESÍA

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados