La historia de Pandión (rss)

Un espacio para que dejes volar tu imaginación y escribas un relato o una poesía. ¿Qué estás leyendo? ¿Recomiendas algún libro o autor?¿Hacemos un poema compartido? ¿Te apetece un juego con palabras? ¡Entra!

La historia de Pandión

Notapor yelzhar » Sab 23 Oct, 2010 3:09 pm

Esta es la historia de un dragón que puede transformarse en humano. También fue creada para una partia de rol. En ella, yo interpretaba a este dragón en sus dos formas y a su aistente, una bella joven. Empiezo por poner la ficha:

Ficha del dragón Pandión:

Tipo: Bronce.
Envergadura : 9 metros y medio craneocaudal.
Edad: 93 años.
Cabeza: Forma triangular de frente y perfil, Ojos rasgados, grandes y verdes. Dos cuernos , pico y cresta con espolones tipo aleta.Cuello largo también con espolones. De cabeza a cuello, un metro y medio aproximadamente.
Cuerpo. Unos cuatro metros. Serpenteado, de cuyos laterales superiores surgen un par de alas de unos 4 metros extendidas y de cuya base salen cuatro patas de un metro aproximadamente cada una.
Cola . 3 metros y medio, también cubierta de espolones tipo escamas.
Peso. Casi 3 toneladas.


Poderes:


No le afecta la electricidad.
Dos tipos de aliento: Un gas rechazador y un relámpago.
Polimorfarse generalmente en humano, por éso no está muy acostumbrado a hacerlo en algún otro ser del reino animal, aunque podría intentarlo.
Hablar con animales hasta 3 veces al día.
Al estar próximo a la edad adulta, su piel ha adquirido una dureza considerable que ha aumentado su defensa.
Respiración acuática.
Crear un nimbo eléctrico para descargar una tormenta de rayos.


Forma humana:

Varón de unos 28 años, 1 metro 80 de estatura. Piel cetrina, ojos rasgados verdosos, nariz afilada, pelo rubio rizado, recogido en una coleta con un lazo, como buen cortesano, ya que en la ciudad es presentado como un familiar cercano de los Barmidion que le llaman lord William en esas circunstancias. Se le suele ver ataviado con ropajes de oficial de la marina.

Siervo Humano:

“La estoy educando y me cuesta. Es terca la condenada. Tiene unos 20 años y la he visto nacer como al resto de sus antepasados hasta la quinta generación, aunque eso forma parte de mi historia. Es una morenaza alta y esbelta, demasiado diría yo para sus pretensiones, nada menos que llegar a almirante de la armada como sus antecesores: Le costará disimular esas protuberancias delanteras de las hembras de su especie, aunque ella no está por la labor, porque está empeñada en no disfrazarse de hombre para conseguirlo y por los tesoros de mi cubil que, aunque cueste, lo tengo que conseguir aunque deba devorar a quien se ponga por delante en el intento”.


Cubil:

Es una cueva que se encuentra en una montaña, atravesada por un río ya cercano a su desembocadura, cuyas inmediaciones están regadas de diversos restos de osamentas destinados sobre todo a disuadir a quien ose acercarse con afán de lucro o aventuras, o, al menos a que lo piense dos veces antes de hacerlo. En la antesala, una serie de bien distribuidas trampas elaboradas por Pandión y sus distintos servidores humanos , para proteger sus pertenencias cuando no se encuentra en su hogar. Ya en la gran cueva interior, grande y labrada, en una de las esquinas hay un pozo de aguas turbias, en el que se encuentran sumergidas sus posesiones más preciadas, sobre todo las de oro, ya que le llama mucho la atención el brillo metálico, de las que no disfruta por obvias razones. En la otra esquina, un pequeño -aunque considerable para la avidez de cualquier humano- tesoro que hace de cebo para evitar que descubran el auténtico.


Situación del cubil:

Se encuentra en una península. Relativamente cerca, para un dragón unas dos horas, dos horas y media de vuelo, para un humano de dos a tres días de camino, de dos importantes ciudades, una al este y otra al oeste del lugar. Ambas se dedican al mercadeo terrestre y marítimo, siendo la más cercana, la capital del reino. Y por supuesto, las dos están habitadas por diversos tipos de personajes y clases sociales, además de la población transeúnte, mucha dedicada al pirateo.



Historia:

El huevo se encontraba en una oquedad de la playa, sumergido y un joven humano que paseaba por allí observó una especie de remolino. Al acercarse, vió que un extraño animal amarillo verdoso surgía del pozo y se lo llevó a casa, pensando que era una desconocida criatura marina. Al ir creciendo, descubrió que se trataba de la cría de un dragón y tuvo que buscar un lugar para que viviera en las no muy lejanas montañas. A medida que el animal crecía, se estableció un vínculo casi familiar y no se sabía ya quien cuidaba de quien.Al tener diferentes espectativas de vida ambas razas, llegó un momento en que el hombre cedió el dragón a su hijo, o quizás fuera al contrario y así fue ocurriendo generación tras generación hasta la actualidad en la que la biznieta del original se encuentra a cargo de Pandión. No, creo que ahora es al revés... Bueno, no están muy de acuerdo entre ellos sobre como va la cosa, pero más o menos van tirando y de éso se trata. Por cierto, ella se llama Andrea y su apellido es Barmidion.




A lo largo de las cinco generaciones, nuestro dragón ha hecho muchas actividades. La más destacada quizás, cuando intervino en una guerra en la que se vió mezclado su siervo- o su protegido, que nunca se sabe- el de la tercera generación, en la que incrementó su tesoro inmensamente con el botín obtenido en la misma. A los soldados no les hizo demasiada gracia que él se llevara el mejor lote, pero... ¿Quién era el guapo que osaba oponerse?. Posteriormente, en su forma draconina, defiende a las dos cercanas poblaciones del pirateo, cobrando por sus servicios la mayor parte del botín obtenido de los barcos.




Tiene un hobbie. Hace unas décadas conoció a un pariente lejano, un tal Cahedros, con el que le une una relativa amistad. No es que sean íntimos, pero a ambos les gusta organizar cada 10 años su particular olimpiada con reglas que ellos mismos ponen y premios que a su vez acuerdan. Debe faltar muy poco para su próxima confrontación.




En cuanto a la familia Barmidion, residía en costa marina, la menor de las ciudades citadas pero, tras la guerra, con el botín obtenido y la parte que le cedió nuestro dragón para que ascendieran de categoría social, se trasladó a a la capital del reino de Moranium, homónima del mismo, donde entraron a formar parte de la corte y ya hicieron carrera militar en la armada marítima.
Avatar de Usuario
yelzhar
Administrador
 
Mensajes: 7237
Registrado: Vie 20 Ago, 2010 2:38 pm
Ubicación: Gran Canaria
Gracias dadas: 553
Gracias recibidas: 685

Re: La historia de Pandión

Notapor yelzhar » Sab 23 Oct, 2010 3:15 pm

Y ahora empiezo a contaros su aventura: Dash era nuestro master, exponía la situación y nosotros dábamos rienda suelta a la imaginación.

Escrito originalmente por Dash_El_Exiliado
Diez años pasan muy rápidamente para un dragón, pero el tiempo parece ir mas despacio cuando se espera una fecha señalada. Pocas son los gustos que pueden darse estas grandes bestias, pero una vez cada 10 años, dos de estas criaturas se reúnen para celebrar un evento muy especial.
Pandión no se encontraba cómodo en el Mar Cálido, demasiada humedad y calor en un mismo sitio; pero este año tocaba que el encuentro se celebrara ahí. Cahedros el anfitrión estaba, nunca mejor dicho, como pez en el agua. El lugar escogido era un grupo de atolones entre las islas de Estruendo y Verdosa. Las formaciones rocosas estaban castigadas por el mar pues se encontraban justo fuera de la barrera coralina que protegía las playas de las tres islas.

Los dos dragones llevaban varias horas debatiendo las reglas de los juegos de este año, y por fin parecían haber llegado a un acuerdo.

Cerca de allí una mole se acercaba flotando a la deriva, cualquier podría haber dicho que era un cúmulo de piedras líquenes y algas flotantes, pero cualquier sabe que solo dos cosas flotan en el Mar Cálido, los barco y los dragones. Telen después de una de sus habituales expediciones en busca de tesoros hundidos había decidido dormir dejando que la marea le arrastrara libremente, el destino quiso se acercara a la zona de juegos.




Dientes y Escamas: Pandión Turno 1 Prólogo.



Pandión se encontraba en el castillo fortaleza de la capital del reino. Esa noche, su pupila iba a ser presentada en la corte y él tenía que estar presente. No se ponían de acuerdo sobre la forma en que ella debía vestir. La joven, se empeñaba en ir adecuadamente acicalada para la fiesta , envuelta en joyas, con un rimbombante peinado y un no menos aparatoso vestido. El, como es habitual en su rol humano, de almirante de la marina. Por otro lado, su humor era de perros, o mejor dicho, de dragón de talante medio, ya que se acercaba la fecha de su particular duelo con Cahedros y su oponente no daba señales de vida.

- " Me huelo que está preparando una de las suyas" - se decía a la par que respondía a su ahijada cuando le comentaba lo que pensaba llevar a la recepción- ¿Cómo piensas ir de esa manera tan...

- ¿femenina?

- Sí, femenina y exagerada. Más que pedir al rey que te permita entrar en la armada, parece que vas a buscar marido...

- Bueno, lo cortés no quita lo valiente y nunca mejor dicho -respondió ella- ¿No crees tío Willy?

- O me demuestras más respeto o ya sabrás lo que es bueno cuando... bueno, ya sabes.

- ¿Cuándo me muestres tu otra apariencia? ¿Me vas a devorar acaso?

- ¡Ummm! . No sería mala idea, así acabaría con algún que otro quebradero de cabeza. Estás a mi cargo , como lo estuvieron tus antecesores, aunque claro, eran todos hombres. Todavía no entiendo como he podido aceptar el que tu padre te enconmendara a mí.

- Porque sabes que nadie te será tan fiel como cualquiera de nosotros. En cuanto a mí, no conseguirás que que me arrepienta de mis planes. Ya he recibido clases de esgrima, monto muy bien a caballo, aunque no es necesario para entrar en la marina, he estudiado cartografía y podría aguantar unas cuantas copas de ron si fuera necesario aunque no es algo que me agrade.

- Ya. Y esperas embarcar en un buque lleno de hombres vestida así. No te arriendo la ganancia, tendrías que dormir con un puñal y una pistola bajo la almohada para hacerte respetar.

- Tendrán que aprender a ello o se las verán conmigo. Bueno, admito que también contigo si son muchos.

La conversación fue interrumpida por una llamada a la puerta. Se trataba de un lacayo que avisaba a Lord William de que tenía un mensaje para él. Cuando vió el color del pergamino, supo quien lo remitía. Se acercó a la ventana para leerlo. En un lenguaje cifrado, Cahedros le recordaba su cita para el día siguiente, dándole unas confusas explicaciones sobre el lugar de la misma. Se dirigió al lacayo:

- Traedme al portador del mensaje.

- Disculpad, Lord Wiliam, pero lo hemos despedido rapidamente, no venía correctamente vestido. Es más, yo diría que parecía un bucanero, ya sabe, gente de mal vivir. Y además, aunque le dijera que esperara en la entrada del castillo, no tenía mucho interés en saber vuestra respuesta y ha partido ráudo.

Pandión extrajo un pañuelo de seda de la manga y se lo llevó hasta su boca, como quien olía un perfume. Era una costumbre que tenía, dado que cuando se enfadaba en su condición humana, solía bufar , lo que le provocaba un desagradable aliento que intentaba disimular de esta guisa.

- Podeis retiraos, dijo al sirviente que se apresuró a marchar, conociendo el mal carácter del susodicho cuando se le contrariaba. Y dirigiéndose a la joven:

- Bien, Andrea, me temo que no podré quedarme a la fiesta. Debo partir de inmediato.

- No creí que ibas a ser tan testarudo. Pues no pienso vestirme de otra manera para ir a la recepción. Como si no quieres regresar.

- No seas niña. Demuestra tu "hombría" entendiendo que me alejan asuntos importantes . Regresaré en cuanto pueda y espero que para entonces te vistas de manera más adecuada para viajar a mi cubil. Tendrás que aprender muchas cosas sobre mí si quieres hacer bien tu trabajo.

Dicho ésto, Lord William- Pandión, abandonó los aposentos y el castillo.

- "Veamos"- pensaba- " teniendo en cuenta la distancia que hay a las islas en las que se encuentra Cahedros, necesito salir ya si quiero llegar a tiempo, puesto que no me indica muy claramente en cual de ellas está y tendré que buscarlo. Este mapa es muy complicado, lo cual no me extraña en absoluto viniendo de quien viene. Creo que sigue siendo un tramposo y no cambiará en su vida".

Pandión fué dirigiéndose hacia un cercano pero oscuro cabo de la península, mientras decidía si debía pasar por su cubil a recoger una de sus gemas, que era el precio de la apuesta mantenida con su rival.

- " Mejor no, que venga a buscarla él, si acaso pierdo la contienda. Que lo creo capaz de quedársela antes de que empiece el desafío"

Perdido en sus cábalas llegó al punto de destino. Sobre el cabo se alzaba una pequeña pero agreste montaña que ocultaba una cala, donde le resultaba muy fácil ocultar sus llegadas y salidas en forma animal, aunque habitualmente lo hacía en barco como humano para despistar. Una vez en la playa, se acercó a la orilla, se colocó boca abajo en la arena, se desperezó y...

Su cuerpo comenzó a crecer y a oscurecerse . A su cabeza le crecieron cuernos. Su boca tomó forma de pico, de sus extremidades surgieron enormes patas con terribles garras y de su espalda brotaron alas a la par que una enorme cola al final de aquella. Todo ocurrió tan rápido que parecía que el monstruo había salido de la nada para engullir al humano.Seguidamente, se introdujo mar adentro y comenzó a deslizarse por el agua, hasta que empezó a bucear en cuanto tuvo la necesaria profundidad. Relativamente cerca, había un atolón, en el que se detuvo para, desde allí, lejos de indiscretas miradas, emprender el vuelo hacia su destino.

- "Lo primero que debo hacer" - se decía mientras volaba- "es ir a la isla en la que vive, por si me espera allí, lo cual pongo en duda. En caso de que no esté, ya veré lo que hago".

Las alas batían majestuosamente el aire, mientras Pandión se perdía en sus pensamientos. La noche transcurría y rallaba el alba, cuando se detuvo en un islote para consultar de nuevo el mapa y pescar algo para comer.

-" Veamos. ¡Nada, que ésto no hay quien lo entienda!. Sé que estoy cerca porque hace 20 años celebramos allí la primera contienda, pero este sinvergüenza no dice nada claro. Descansaré hasta que haya más luz".

El dragón se sumergió en el agua y, más que pescar, cazó un enorme atún que devoró rápidamente, no en vano el vieje le había abierto el apetito. Los rayos del sol inundaron el cielo y de nuevo partió hacia su destino.

- El dragón oteaba el horizonte a buena altura. A lo lejos divisó las tres islas. Sobrevoló Estruendo, Verdosa y Flecha, pero no había rastro de Cahedros. - " ¿Dónde se habría metido?. Lo mismo lo citaba en una cueva submarina... Pero si lo único que se veía en un arrecife era una silueta humana que... imposible que hubiera llegado a nado hasta allí. Y tampoco había embarcación alguna, ni siquiera una chalupa..."

Pandión sonrió y empezó a bajar hacia el islote. El hombre que allí se encontraba, reía a carcajadas y no hacía ademán de asustarse. Al fin había llegado a su destino. Descendió y tomó forma humana rapidamente, el lugar no daba para dos dragones ni pegados uno al otro, preparándose para tirar de las orejas, es un decir, a Cahedros.
Avatar de Usuario
yelzhar
Administrador
 
Mensajes: 7237
Registrado: Vie 20 Ago, 2010 2:38 pm
Ubicación: Gran Canaria
Gracias dadas: 553
Gracias recibidas: 685

Re: La historia de Pandión

Notapor yelzhar » Sab 23 Oct, 2010 3:17 pm

Pandión. Turno 1 B


Nada más aterrizar en el arrecife, Pandión recibió la “cordial “ bienvenida de Cahedros, muy “feliz” de que hubiera dado con el lugar de la cita a tiempo. El saludo, como siempre, estuvo lleno de lindezas por parte de ambos. Tras una breve charla en la que acordaron la prueba de los juegos, dio comienzo la misma:

Aunque esperaba que la cuenta comenzara desde 1, a Pandión no le sorprendió que su oponente se lanzara al agua diciendo directamente "tres". Se lanzó rapidamente al agua y su transformación fue más rápida si cabía que la última vez.

Una vez en el agua, comenzó a explorar las inmediaciones del arrecife. Por lo que sabía, los pulpos solían estar pegados a las rocas y tanta rapidez de zambullido por parte de Cahedros, tenía que ser porque estaban muy cerca. En su vida había visto diablos rojos. Todo lo más algunas clases de pulpos y calamares, pero éstos tenían que ser grandes, en caso contrario... ¿Qué dificultad tendría cazar uno de ellos?

Pero al principio su búsqueda no daba resultado. Ni por asomo veía nada que se le pareciera. Su instinto detectaba muchas criaturas marinas, que se deslizaban lentamente por el agua, a salvo por esta vez, de los intereses de los contendientes.

-" El tramposo éste hace, como siempre, lo posible por salirse con la suya. Y no sé de qué me extraño, conoc....¿Qué es éso? Siento batir el agua de manera diferente, como si no una, sino varias criaturas la golpearan continuamente. Eso no es nadar, no es sonido de aletas. podrían ser... ¿tentáculos? "

Efectivamente, la intuición de Pandión no le fallaba. A escasos metros de profundidad, un banco de diablos rojos viajaba ajeno a su destino. El dragón nadó velozmente hacia ellos y se enredó los mejores que encontró entre las patas.

- ¡Ya decidiré en la superficie con cual me quedo, ahora no hay tiempo de ponerse a seleccionar ! Los condenados se mueven pero su intento de liberarse hace que se enreden aún más.

Sin detenerse mucho, regresó a la superficie, y se encaramó en el arrecife, en el que fue depositando uno a uno, los ejemplares recogidos.

El tiempo transcurría y Cahedros no regresaba. Pandión tenía hambre, así que ¡ qué demonios y nunca mejor dicho!, se fue zampando los moluscos dejando sólo uno, el mayor por supuesto, en la superficie del terreno para demostrar su hazaña. La seguridad de haber ganado, le amortiguaba en parte la rabia que sentía por la forma de jugar de aquel.

- “No sé de qué me extraño. Ni siquiera esperó a que descansara un poco de mi viaje para estar él más fresco y rápido, aunque así y todo, he sido el primero en terminar, jojojojo… Veamos qué alega ahora el pedante cuando vea que he ganado yo y sus arguacias no le han servido de nada…”

Aún pasó un período de tiempo hasta que el ruido de la cabeza de Cahedros al salir del agua le distrajo de sus meditaciones.

- “ ¡ Por los tesoros de mi cubil, no trae un demonio… ha cogido EL DEMONIO…”

Pandión hubiera caído sentado de no haberlo estado ya en su forma humana. Jamás habría imaginado que había ejemplares de tal tamaño, cuestión que también le había ocultado su “gran amigo”.

- “ Tranquilo”- se dijo- has llegado el primero y no podrá alegar nada aunque hubiera atrapado al pulpo dragón- “Pero éste es capaz de agarrarse al tamaño de su presa para empeñarse en que gana. ¡Lo conoceré yo…!

Las sospechas del de bronce se cumplieron al escuchar al de estaño, empeñado en haber ganado por hacer la mejor captura. Discutieron un rato, pero ninguno de los dos estuvo dispuesto a ceder. Por lo tanto acordaron ir a buscar a sus sirvientes humanos para deshacer el entuerto.

Mientras volaba rápido a recoger a Andrea, el dragón se acercó a su cubil a buscar una de las gemas más pequeñas “por si acaso”, pues no tenía todas consigo sabiendo que Cahedros no cedería tan fácilmente”.

- “ Al fin y al cabo, si gana, no será de buena lid, ya se ocupó él de no aclarar los términos del duelo”.

Al hacer todo el recorrido volando y estar mucho más cerca su hogar, tardó menos en llegar que al hacer su primer viaje, pero había prisa, así que enseguida se dirigió a un pequeño bajel fondeado cerca del acantilado en el que se encontraba su hogar, que empujó bajo el agua hasta las inmediaciones del puerto del reino, al principio a gran velocidad y, ya acercándose, tras adquirir su forma humana tras la popa y subir a la nave, a la habitual de un barco para atracar seguidamente. Era de día y no podía arriesgarse a llegar a la cala volando y se visto por alguien desde lejos.

Tras saludar a un par de lacayos de la fortaleza, se dirigió a los aposentos de su pupila y entró como Pedro por su casa. La joven , sorprendida, le espetó:

- ¿ Cómo osas entrar así?

- No hay tiempo de comportamientos elegantes. Vístete rápido y cómoda que salimos de viaje ayer.

-¿Cómo que ayer?

- Que ya tendríamos que estar en el destino, así que nada de perifollos, pantalones, blusa y punto. YA.

- Vale, vale, tranquilo, tío Wil, estaré en un momento.

- “Tío Wil, Tío Wil…¡ya te daré yo tío Wil!. No irás a tomar un baño ahora, ya tendrás ocasiones de remojarte por el camino…”

Andrea se arregló en menos tiempo de lo que habitualmente tarda una mujer en hacerlo, aunque a Lor William le pareció una eternidad y ambos marcharon hacia el barco. Ella quiso tomar el timón, pero debido a la prisa, él no la dejó. Una vez alejados de la costa, Pandión realizó a la inversa la operación de llegada y, una vez fondeado el buque, dijo a la joven que subiera a su lomo, que iban muy lejos.

-¿ Qqqué? ¿Pretendes que vuele en tu lomo? ¡Hasta ahí podíamos llegar!

- Mira, niña, no tengo tiempo de tonterías , sube ya y agárrate bien, o te llevo en las fauces, que supongo no te gustará tanto.

- No, desde luego, dijo ella mientras trepaba y se sentaba como podía en medio de las enormes alas.

El dragón emprendió el vuelo y siguió contándole- había empezado a hacerlo en el barco- lo que tendría que hacer.

- Ya sabes. Yo terminé primero y no vamos a permitir de ninguna manera que gane él. No hubo reglas de tamaño ni nada e hizo trampas hasta para tirarse al agua. Tú no te dejes intimidar por sus bravuconerías , que en el fondo toda la fuerza se le va por la boca. Yo he ganado y no permitiré otro resultado bajo ningún concepto.

La joven decía que sí a todo, aunque no lo tenía muy claro. Eso de encontrarse dos dragones juntos, que no le hacía mucha gracia. Una cosa era Pandión, al que conocía desde que nació y otra uno nuevo que a saber qué intenciones tendría a pesar de lo que dijera su padrino.

Anochecía ya cuando llegaron al arrecife. Afortunadamente, en esta ocasión, Cahedros había tenido que ir a buscar a su sirviente y también había tardado un poco. Se sentaron en el arrecife tras tomar forma humana Pandión.


--------------------------------------------------------------------------------
Avatar de Usuario
yelzhar
Administrador
 
Mensajes: 7237
Registrado: Vie 20 Ago, 2010 2:38 pm
Ubicación: Gran Canaria
Gracias dadas: 553
Gracias recibidas: 685

Re: La historia de Pandión

Notapor yelzhar » Sab 23 Oct, 2010 3:20 pm

Pandión: Turno 1-C

Andrea creía que enfrentarse al pupilo de Cahedros sería sencillo:

- "Este imbécil ha caído bajo mis armas femeninas y poco me costará que me de la razón si sé utilizarlas. A ver... le pongo miradita coqueta, seguida de actitud conciliadora, sin dejar de mostrar que no estoy dispuesta a ceder un ápice".

Y así lo hizo, de manera que el hijo del dragón le dió la razón rápidamente ... para quitársela sobre la marcha, debido a una "agradable" mirada de su mentor.

-"¿ Será cobarde?. Pues así no vamos a llegar a ninguna parte y no voy a ceder ni de broma."

Los humanos se dedicaron toda sarta de lindezas mienras intentaban cada uno convencer al otro. Algo harto imposible, pues ambos estaban dispuestos a demostrar a su amo que le servían incodicionalmente y que no podrían tener mejor amigo que cada uno de ellos.

- " Nada, que no hay forma de ponernos de acuerdo y ésto va a durar días, como sigamos así.¿Qué puedo hacer para convencerlo? "

- Me temo que tienes demasiado miedo a tu amo, tanto, que te impide reconocer que tenemos la razón.

De todo lo que la joven había dicho, ésto fue lo que más molestó al muchacho, quizás porque tenía razó,tanto que hubiera reaccionado furiosamente si un gran chapoteo no se hubiera escuchado en ese momento. La joven miró en la dirección del sonido y se le abrió la boca del asombro que experimentó:

- "¡Una tortuga gigante!"- pensó...

Efectivamente, un dragón tortuga había surgido de los mares, encaramándose sobre un pequeño trozo de arena. Al parecer había sido testigo de la contienda desde el principio y habitaba en las cercanías. Se ofrecía a mediar en la interminable discusión.

Pandión observó el rostro de Cahedros. Buscaba algún indicio de que ambos dragonhes se conocieran, pero la cara de su amigo reflejaba tanto asombro como la de todos los que allí se encontraban. Muy buen actor debería ser para aparentar tal disimulo.

- "No, no creo que se conozcan y mejor que zanjemos ésto de una vez".

- Por mi parte, estoy de acuerdo en que seas nuestro juez. Está visto que en caso contrario, jamás llegaremos a una resolución adecuada. ¿No te parece Cahedros?.

EL otro asintió, tras lanzar una escrutadora mirada al recién llegado. Los jóvenes decidieron no intervenir, pues estaban deseando regresar a sus habituales quehaceres y ésta además, era una forma ideal de evitar conflictos con sus respectivos dueños.

- Pues bien, Telen- dijo Pandión- ignoro hasta qué punto has sido testigo de los hechos y si has llegado a escuchar algo de la discusión. La cuestión es que aquí, el amigo, eligió el tipo de prueba que debíamos realizar. Se trataba de cazar un diablo rojo sin especificar el tamaño que logran alcanzar esos bichos, de los que no tuve noticia hasta el momento del desafío. La salida la dió él, lanzándose al agua sin contar hasta 3, así que ha dado por sentado que el primero que saliera ganaba... Ahora dice que que el que obtuviera la pieza mayor, algo que no se pactó antes de comenzar la contienda.

Cahedros no se estuvo callado, ¡ faltaría más !. Adujo sus razones con la insistencia que lo caracterizaba, intentando con la mirada atemorizar a Telen, que permanecía atento a lo que ambos le decían e impasible ante posibles amenazas.
Avatar de Usuario
yelzhar
Administrador
 
Mensajes: 7237
Registrado: Vie 20 Ago, 2010 2:38 pm
Ubicación: Gran Canaria
Gracias dadas: 553
Gracias recibidas: 685

Re: La historia de Pandión

Notapor yelzhar » Sab 23 Oct, 2010 3:22 pm

Pandión turno 1-D

Los jóvenes esperaban impacientes a que los dragones decidieran por fin una sentencia. Ya les daba lo mismo quien ganara. En realidad, nunca les había importado...esas olimpiadas draconianas eran una tontería a su modo de ver. Pero , a pesar de que la gran tortuga se había ofrecido a intervenir, no parecía que fuera fácil que Cahedros aceptara su decisión. Queria ganar por encima de todo y a costa de lo que fuera. l

Pandión extrajo un pañuelo de seda y encaje , parecía que iba a llevárselo a la cara, como era su costumbre, pero- en lugar de éso- lo desenvolvió cuidadosamente.Unos hermosos destellos verdes refulgieron. La cara del de estaño cambió su expresión. Le había gustado más de lo que se esperaba, aunque el de bronce ya tenía conocimiento por sus experiencias anteriores que las piedras de colores le encantaban. Bueno, en su forma draconina eran piedras de colores, aunque cuando visitaba la corte como humano, sabía que eran muy valoradas aunque él nunca había mostrado las que poseía. Tenía pensado regalar un hermoso rubí a su ahijada con motivo de su pupesta de largo, pero con tantas prisas le faltó tiempo para buscarlo entre el revoltijo de su cueva.

Cuando Cahedros enseñó el candelabro, Pandión tuvo que disimular con un parpadeo para evitar que los ojos se le pusieran como platos.

¡Qué hermoso candelabro! Y ese sello de su base... ¿Será posible que...? Tendré que mirarlo más de cerca para estar seguro, pero diría que es el escudo de armas de una casa real. Y, si no estoy equivocado, concretamente de la dinastía anterior a la que ahora gobierna en Moranium. Aún queda algún escudo de madera sobre la puerta de algún edificio oficial. Es perfecto, pero debo disimular mi satisfacción.

Los pupilos no podían estar más contentos y se les notaba. Por fin podrían marcharse de allí. El calor, sobre todo para Andrea , nada acostumbrada a aquellas latitudes,era insoportable y apenas había descansado después de la fiesta, por lo que , entre las altas temperaturas y el largo viaje, sentía que ya su cuerpo no resistiría si no se iba pronto a dormir. Además tenía mucha hambre y cualquiera se atrevía a decir nada. Estos brutos serían capaces de invitarla a comer aquellos horrorosos pulpos y crudos, seguramente... "Mejor callarse, ésto está a punto de resolverse".

Lo cierto es que la satisfacción de ambos dragones por los premios obtenidos, era mayor que el ceder ante un empate, así que finalmente, el problema se resolvió.

- Bien, dijo Pandión, ahora queda ayudar a Telen a retirar el barco, aunque quizás lo mejor sería que dieras un buen mordisco al mascarón y te lo llevaras directamente... ¿O prefieres quedarte con todo el buque? Piensa que se irá llenando de agua mientras lo arrastras y cada vez pesará más...

Telen se quedó pensando un rato, mientras los demás esperaban su decisión...
Avatar de Usuario
yelzhar
Administrador
 
Mensajes: 7237
Registrado: Vie 20 Ago, 2010 2:38 pm
Ubicación: Gran Canaria
Gracias dadas: 553
Gracias recibidas: 685

Re: La historia de Pandión

Notapor yelzhar » Sab 23 Oct, 2010 3:27 pm

El resto, ya forma parte de otra Historia. Telen , tras su salomónica decisión,se quedó con el barco, aunque dejó el mástil en la arena, para que de lejos pareciera que seguía encallado y los contrincantes se fueron tan felices cada uno con su premio.

Espero que os haya gustado y, lo mismo, si os animais, monto una partida
Avatar de Usuario
yelzhar
Administrador
 
Mensajes: 7237
Registrado: Vie 20 Ago, 2010 2:38 pm
Ubicación: Gran Canaria
Gracias dadas: 553
Gracias recibidas: 685

Re: La historia de Pandión

Notapor xoav » Dom 24 Oct, 2010 12:49 am

muy interesante!!! y mas porque me gusta el tema de los dragones...

nunca he participado en un juego de estos... en qué consiste? cuáles son las reglas? sería interesante participar...

MIZPAH!!!
ImagenCCES EN FACEBOOK



Nosotros es el pronombre que más me gusta; porque ahí cabemos Yo, Tú, Él, Ustedes y Ellos. German Dehesa.
Avatar de Usuario
xoav
Administrador
 
Mensajes: 11168
Registrado: Mié 26 Nov, 2008 4:58 am
Ubicación: Monterrey, México
Gracias dadas: 792
Gracias recibidas: 1393

Re: La historia de Pandión

Notapor yelzhar » Dom 24 Oct, 2010 12:52 am

¡Qué tentación! Ya mismo me pongo a pedir jugadores en otro apartado, gracias Xoav. Muaacks
Avatar de Usuario
yelzhar
Administrador
 
Mensajes: 7237
Registrado: Vie 20 Ago, 2010 2:38 pm
Ubicación: Gran Canaria
Gracias dadas: 553
Gracias recibidas: 685

Re: La historia de Pandión

Notapor xoav » Dom 24 Oct, 2010 12:58 am

bueno, veamos qué se puede hacer... y gracias a ti por traernos esta -estoy casi seguro- divertida opcion...

MIZPAH!!!
ImagenCCES EN FACEBOOK



Nosotros es el pronombre que más me gusta; porque ahí cabemos Yo, Tú, Él, Ustedes y Ellos. German Dehesa.
Avatar de Usuario
xoav
Administrador
 
Mensajes: 11168
Registrado: Mié 26 Nov, 2008 4:58 am
Ubicación: Monterrey, México
Gracias dadas: 792
Gracias recibidas: 1393


Volver a ✎ LITERATURA Y POESÍA

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado