Salvad los discos de Vinilo! (rss)

¿Tienes web o conoces alguna interesante?
¿Vendes algo: discos, instrumentos, partituras, la peluca de John Lennon...? ¿Quieres informar sobre noticias y lo último de lo último? ¡Haz este espacio tuyo! Cada loco con su tema.

Re: Salvad los discos de Vinilo!

Notapor Roberto García. » Sab 28 Sep, 2013 2:25 am

Discos Peerless, ocho décadas de historia musical

11 agosto, 2013 | Filed under: Noticias | Posted by: Ernesto Martínez Frausto

La empresa que en 1933 se convirtió en el primer sello discográfico en México festeja el próximo 14 de agosto 80 años de existencia; su principal objetivo —más allá del negocio— fue siempre aportar al acervo cultural, musical e identidad del país

Azul del Olmo

8915_288605717942803_269229232_nCIUDAD DE MÉXICO, 11 de agosto 2013 (Excélsior).- A inicio de la década de los 30, tanto Gustavo Klinckwort como Eduardo Baptista tuvieron la visión de iniciar un nuevo negocio en la Ciudad de México y, sin pensarlo, su empresa fue la primera casa discográfica en México. El 14 de agosto de 1933 la fábrica de Discos Peerless abrió sus puertas y se convirtió en la casa de las voces que dieron una identidad a la música mexicana en el extranjero.

Pedro Infante, Toña la Negra, Agustín Lara, Celia Cruz, Antonio Badú, Emilio Tuero, Lola Beltrán, Pedro Vargas, Margarita La diosa de la cumbia, e incluso Jorge Negrete, entre otros, fueron sólo algunos de los artistas que formaron parte de las filas de Peerless y se convirtieron en acervo histórico nacional.

Al principio fue un negocio difícil, había muy pocos reproductores, todos los materiales se importaban desde Estados Unidos, pero fue un paso muy importante en la industria aquí en México, fundamental para abrir el camino.

“Peerless fue la única (disquera) desde el 1933 hasta 1938 cuando llegó RCA y se instaló, pero obviamente todo artista que quería ser conocido y que quería grabar, pasó por Peerless. Personajes importantísimos como Agustín Lara o Jorge Negrete, que también cantó ahí pero luego nos lo ganó RCA, y qué decir en los años 40 nuestro ídolo Pedro Infante, del cual se preserva el catálogo”, recordó Jurgen Ulrich, nieto de Klinckwort.

La década de los 30 y los años 40 representaron para México el comienzo del desarrollo en diferentes áreas, desde la petroquímica, la ingeniería, la medicina y evidentemente las artes, en especial el cine y la música, que durante este tiempo avanzaron de la mano de forma simultánea.

Mientras el cine colocaba a las figuras que se consagrarían como las estrellas de la época de oro del cine nacional en pantallas gigantes, la radio se encargaba de poner sus voces en todas las frecuencias posibles que el cuadrante alcanzara. Sin embargo, los dueños de Peerless sabían que si bien se trataba de un negocio que pronto sería muy asediado, también sabían que ellos tenían en sus manos la posibilidad de esparcir la cultura mexicana y la de otras latitudes.

“El mayor reto siempre fue encontrar el artista que lo hace, es un negocio muy riesgoso porque se contrata a una persona, se invierte mucho por anticipado, se lanza al mercado y uno espera obviamente que los resultados por lo menos cubra los costos, o sea a parte de lo artístico, lo bonito, lo romántico y sentimental que es la música; en una disquera el negocio es fundamental también

“Nos dedicamos, los primeros años, a la música mexicana. Después tuvimos catálogos sudamericanos muy buenos, tropicales, cubanos, de Celia Cruz, nuestros y adquiridos, y tuvimos las mejores representaciones de música clásica. Nuestro negocio no era sólo lo económico, también era hacer pública la cultura musical en general. Todos los temas que escuchamos, todos los artistas, los que brillaron y los que no, son parte de la idiosincracia mexicana que se fue complementando con la música clásica que tuvimos: a la Deutsche Grammophon, la Poligram, la Decca inglesa y la Harmonia Mundi, quisimos dar un aspecto total musical y cultural al país: esa fue la idea desde el fundador”, agregó Ulrich.

Fue entonces y tras 68 años cuando los avances tecnológicos y los cambios socioculturales transformaron la manera de hacer y escuchar la música. La primera disquera que existió en México se enfrentó a la piratería en una batalla que los herederos de los fundadores decidieron darle fin en 2001, cuando el jugoso catálogo de Peerless fue adquirido por Warner Music.

“La música ha cambiado muchísimo, creo que se ha simplificado, se ha vuelto más sencilla; escucho grupos norteños, tamboras, las bandas son menos elaboradas y las letras, pienso, ya no son tan completas como antes. Me parece que ya no existe el sentimiento como en muchos de esos temas de antaño.

“Antes de que decidiéramos vender, el mercado se estaba poniendo muy complicado, los medios para nosotros se fueron complicando y por otro lado entró la piratería… francamente no pudimos contra ella y decidimos en una reunión familiar, para evitarnos problemas y un descenso de la empresa, venderla. Fue la mejor opción”, dijo nostálgico Ulrich, último director de la empresa antes de que la adquiriera Warner Music.

Es con una colección de 80 discos con canciones grabadas por los artistas más importantes como Warner Music festeja los 80 años de Peerless.

Fuente: Diario Excélsior
"La música es la más bella forma de lo bello" José Martí
Imagen CCES EN FACEBOOK
Avatar de Usuario
Roberto García.
Miembro de Honor
 
Mensajes: 6245
Registrado: Sab 26 Dic, 2009 6:21 pm
Ubicación: Miami
Gracias dadas: 585
Gracias recibidas: 609

Re: Salvad los discos de Vinilo!

Notapor Roberto García. » Mié 27 Nov, 2013 7:28 pm

Música

El frágil regreso del disco de vinilo

Tiendas históricas de la capital sobreviven gracias al vinilo, un formato llamado a resucitar como objeto de culto y reclamo comercial

Susana González Vejo Madrid 10 AGO 2013 - 00:20 CET

Un hombre busca un disco de vinilo en la tienda de discos Babel. / alvaro garcia

Año tras año, el vinilo vuelve para quedarse. Se dice que está de moda, que cada vez se producen y venden más discos en este formato. ¿Significa eso que ha recuperado su garra comercial? Las tiendas de discos de Madrid no lo ven tan claro. Muchas creen que se trata simplemente de estrategias publicitarias. Afirman que no venden muchos más vinilos que hace 10 años y que la prueba de que el subsector no está resurgiendo es que las tiendas especializadas de la capital van cerrando.



A las doce del mediodía, la tienda de discos de Eduardo Cura está vacía. En los 20 años que lleva regentando el lugar no había tenido que esperar horas y horas a que llegara un cliente. Discos Melocotón (Calle de la Salud, 4) es una de las más veteranas de Madrid. Está especializada en música rock de los años 60 y 70 como The Beatles, Bob Dylan, Neil Young o Pink Floyd. Tiene material para los más exigentes coleccionistas y también unas cuantas recopilaciones de rarezas imposibles de conseguir como una de rock turco de los años 1968 – 1983 o una de underground peruano. Cura es un gurú de la música, lo conoce todo y vive para aconsejar a sus clientes. “¿Que si ha vuelto el vinilo?”. Tuerce un poco el gesto y responde contundente: “Nunca se ha dejado de vender”.



Pese a que no hay datos sobre la venta de vinilos en Madrid, las cifras a nivel nacional pueden ofrecer alguna pista de la situación de este formato. En 2012 se vendieron un 13,6% más respecto al 2011, es decir, 75.000 vinilos frente a siete millones y pico de ventas físicas totales, según datos de Promusicae, una asociación que representa a todas las discográficas y distribuidoras de España.



Con vuelta del vinilo o sin ella, lo cierto es que el sector en Madrid está pasando por un mal momento. El propio Cura es un ejemplo. “Estoy en el aire. En octubre me jubilo por edad. A mí me gustaría seguir, pero en la situación en la que está el sector no me dan ganas de hacerlo. Yo vivo de esto, pero cuando abrí la tienda me planteé que tenía sentido si la gente respondía y ahora la gente nueva, por edad y por la cuestión económica, no puede comprarse un disco por 20 euros”, explica.



Al igual que Melocotón, Escridiscos, otra de las tiendas de referencia en la capital, se plantea cerrar sus puertas para siempre. En la calle de las Navas de Tolosa, número 4, cuelga un cartel que anuncia cierre por vacaciones. Es una de las tiendas con más solera, nació casi al mismo tiempo que la movida madrileña, el punk y la nueva ola, y en sus más de 30 años de existencia ha sido una de las guías para los coleccionistas y los amantes de la música indie, el garaje, el rock y el punk. Según cuenta Cura, el dueño también se jubila y ha puesto un anuncio en internet para vender el negocio. “Si nadie lo compra, cerrará definitivamente el 31 de diciembre”, dice apenado.



El cierre de tiendas de discos en la ciudad ha sido paulatino y, por mucha promoción de vinilos que haya, varios establecimientos se han visto obligados a desaparecer. “Hace algunos años por esta zona había unas 10 o 15 tiendas como la mía, ahora solo quedan tres”, se lamenta Cura. Él mismo tenía otros locales, con empleados contratados, algo que no tiene hoy. “Antes tenía más dinero; me iba a Inglaterra, traía discos y hacía caja. Pero mira ahora, estamos es las doce del mediodía y por mucho que sea agosto no hay nada de gente”.



Un joven busca un disco de vinilo en la tienda de La Gramola. / alvaro garcia



El panorama de futuro para las pequeñas tiendas madrileñas parece poco alentador. “De aquí a un año no quedará casi ninguna tienda, quizá las de segunda mano logren sobrevivir”, dice. Y no solo por la crisis económica, cuenta, sino por la escasa oferta cultural que ofrece la ciudad. “Madrid es una ciudad donde no pasa nada. No vienen a tocar los grandes artistas, en los teatros ponen los musicales más pasados de moda, los quitan y luego los ponen de nuevo”. Los mismo piensan desde la tienda de discos Toni Martin, una de las más antiguas en la capital, presente desde 1976. "Somos de los pocos supervivientes", dice al otro lado del teléfono Toni Martin, el propietario.
Pero en la ciudad todavía hay supervivientes que esperan seguir muchos años más. En el número 5 de la calle Costanilla de los Ángeles dos tiendas históricas comparten la misma dirección. Antonio Pérez administra desde hace casi 30 años Bangladesh. “¿Auge? ¡Qué va!, lo que ocurre es que se introdujo la moda de que había que tener vinilo, pero siempre ha estado ahí. Hace unos tres o cuatro años las disqueras pensaron que sacar vinilos era una solución al tema de la crisis de los CDs que ya casi no se vendían”, cuenta enérgico Antonio. Como ejemplo señala un vinilo de 180 gramos de Steve Earle. “Esto lo reeditan en vinilo con el sello Back to Black e incluso te dan un código para que puedas descargarlo por internet”, comenta. La tienda de Antonio es pequeña, parece algo desordenada, tiene una fila de discos amontonados, pero él lo tiene todo perfectamente ubicado. “Un poco de jazz por aquí, algo de rock por allá, heavy, blues, música española independiente e incluso alguna sorpresa de pop comercial. Aunque reniega un poco de ellas. “El vinilo es un producto muy específico, si tuviera que vivir de lo que vendo de Alejandro Sanz no podría sobrevivir”.
A tres pasos de distancia está Babel, otra experimentada tienda de CDs y vinilos. Carlos Ollero lleva con la tienda unos 11 años y coincide en que el vinilo nunca llegó a desaparecer del todo, lo ha mantenido un público fiel, enamorado del formato. Como es un objeto bello (como los libros) y que suena bien, la industria ha vuelto a apostar por el vinilo, aunque sean tiradas cortas de unos pocos miles de ejemplares. Además, piratearlo es muy complicado, cosa que no pasa con el disco compacto. Ollero se lamenta de la situación de los jóvenes aficionados a la música. “Hoy los chavales no tienen ni un duro, hasta para los más aficionados a la música es complicado comprar vinilos dada la situación económica”, comenta. Se muestra orgulloso de que su pequeña tienda que ofrece además de novedades como el último disco de Subsonics, In the black spot, la reedición de un clásico del rock madrileño como Noches de rockanroll de Burning o El reino de la estupidez, del grupo español Aspirina Infantil, una edición limitadísima del sello Beat Generation.
Hay otros más optimistas. Es el caso de El Corte Inglés, que ha visto una oportunidad en la venta de vinilos y poco a poco ha ido ampliando el espacio para su venta. “La gente busca cada vez más no solo a los Rolling Stones o The Beatles, sino grupos actuales que sacan su edición en vinilo. Por ejemplo ahora Dani Martén acaba de sacar una reedición en vinilo”, aseguran fuentes de la empresa. Añaden que cuando empezó a hablarse del regreso del vinilo hace tres o cuatro años estaba asociado a una cosa residual, que podía ser pasajera, pero que se ha consolidado. “También tiene un aspecto de moda, lo vintage y lo retro ha vuelto y mucha gente busca esto por no quedarse atrás”, dicen desde la compañía.
Algunas tiendas en Madrid
Discos Melocotón: (Calle de la Salud, 10). Se especializa en discos para coleccionistas, en ediciones limitadas y unas cuantas rarezas imposibles de conseguir.
Radio City: (Calle Conde Duque, 14). Especializada en música estadounidense. Reediciones para gourmets y discos de última hornada. Una de las más recomendables de la ciudad.
Bangladesh: (Calle Costanilla de Los Ángeles, 5). Esta pequeña tienda tiene discos de rock, blues, jazz y grupos españoles como Mecano.
La metralleta: (Plaza de las descalzas s/n). Una de las tiendas de segunda mano más emblemáticas y con más antiguedad. Se puede encontrar un poco de todo, pero sobre todo rock clásico.
La gramola: (Postigo de San Martín, 4). Tienda de segunda mano con clásicos del rock y heavy metal.
Competir con las grandes superficies no es nada fácil. Y las pequeñas tiendas hacen lo posible por mantenerse a flote. A veces la ubicación ayuda. Entre el bullicio de la calle Montera se encuentra Disco Killers, una tienda de segunda mano que tiene desde flamenco hasta rock clásico. Su dueño, José Luis Amador, lleva administrando el establecimiento unos 30 años. “Un auge sí que hay. En los últimos dos o tres años se ha aumentado la venta. Hay más reediciones de discos. También está ligado al declive del CD”. Amador se pregunta si esto del auge es una moda pasajera y si va a durar en el tiempo. Frente a la crisis del sector y del país, este establecimiento ha apostado por hacer un poco de merchandising. Libros, llaveros, muñequitos entre otras cosas están apostados en las paredes de esta pequeña tienda de dos plantas. Los importantes son, sin embargo, los discos y, en especial, los vinilos. “El vinilo tiene una ceremonia en sí, para limpiarlos, para ponerlos. El encanto es que pones el disco, tiene unos créditos y una portada más vistosa. El CD es algo más básico”.
Junto a una esquina de la Plaza de las Descalzas una flecha indica que hay que bajar las escaleras para llegar a La metralleta, otra de las míticas tiendas de segunda mano de Madrid, que está dividida en dos establecimientos diferentes aunque compartan nombre. En un lado trabajan José Luis Pérez y su mujer. “No creo que haya un auge del vinilo”, apunta Pérez. “Lo que siempre ha habido es gente coleccionista”. En su tienda, bastante amplia, se pueden encontrar varias joyas. En una vitrina, señala uno de sus tesoros más cotizados: uno de los primeros discos de Vainica Doble. ¿El precio? 2.000 euros. También hay otros emblemáticos y difíciles de encontrar como el censurado Sticky Fingers de los Rolling Stones.
Del otro lado, Felipe Menéndez cuenta que hubo un tiempo, hace unos 10 años, en el que el vinilo se dejó de vender, pero que ahora se está volviendo a comprar. “Pero en todo esto interfiere un poco la moda, que no sé cuánto durará”, comenta al mismo tiempo que señala los discos de grupos de la movida madrileña como Parálisis Permanente.
Para todas estas pequeñas tiendas el vinilo nunca se fue, pero tampoco aseguran su viabilidad en el futuro. Todas relatan con tristeza la desaparición, por la crisis u otras circunstancias, de muchas tiendas de música. Ángela Pérez ayuda a sus padres a administrar la Gramola (Postigo San Martín, 4), otra de las tiendas de discos de segunda mano más antiguas de Madrid. “Cuando mis padres empezaron con este negocio teníamos otros locales y hemos visto otros tantos cerrar. Tiene que ver con la crisis y también con que la gente apreciaba la música de otra manera”, dice apenada
"La música es la más bella forma de lo bello" José Martí
Imagen CCES EN FACEBOOK
Avatar de Usuario
Roberto García.
Miembro de Honor
 
Mensajes: 6245
Registrado: Sab 26 Dic, 2009 6:21 pm
Ubicación: Miami
Gracias dadas: 585
Gracias recibidas: 609

Re: Salvad los discos de Vinilo!

Notapor Roberto García. » Mié 27 Nov, 2013 7:28 pm

Música
El frágil regreso del disco de vinilo
Tiendas históricas de la capital sobreviven gracias al vinilo, un formato llamado a resucitar como objeto de culto y reclamo commercial
Susana González Vejo Madrid 10 AGO 2013 - 00:20 CET
Un hombre busca un disco de vinilo en la tienda de discos Babel. / alvaro garcia
Año tras año, el vinilo vuelve para quedarse. Se dice que está de moda, que cada vez se producen y venden más discos en este formato. ¿Significa eso que ha recuperado su garra comercial? Las tiendas de discos de Madrid no lo ven tan claro. Muchas creen que se trata simplemente de estrategias publicitarias. Afirman que no venden muchos más vinilos que hace 10 años y que la prueba de que el subsector no está resurgiendo es que las tiendas especializadas de la capital van cerrando.
A las doce del mediodía, la tienda de discos de Eduardo Cura está vacía. En los 20 años que lleva regentando el lugar no había tenido que esperar horas y horas a que llegara un cliente. Discos Melocotón (Calle de la Salud, 4) es una de las más veteranas de Madrid. Está especializada en música rock de los años 60 y 70 como The Beatles, Bob Dylan, Neil Young o Pink Floyd. Tiene material para los más exigentes coleccionistas y también unas cuantas recopilaciones de rarezas imposibles de conseguir como una de rock turco de los años 1968 – 1983 o una de underground peruano. Cura es un gurú de la música, lo conoce todo y vive para aconsejar a sus clientes. “¿Que si ha vuelto el vinilo?”. Tuerce un poco el gesto y responde contundente: “Nunca se ha dejado de vender”.
Pese a que no hay datos sobre la venta de vinilos en Madrid, las cifras a nivel nacional pueden ofrecer alguna pista de la situación de este formato. En 2012 se vendieron un 13,6% más respecto al 2011, es decir, 75.000 vinilos frente a siete millones y pico de ventas físicas totales, según datos de Promusicae, una asociación que representa a todas las discográficas y distribuidoras de España.
Con vuelta del vinilo o sin ella, lo cierto es que el sector en Madrid está pasando por un mal momento. El propio Cura es un ejemplo. “Estoy en el aire. En octubre me jubilo por edad. A mí me gustaría seguir, pero en la situación en la que está el sector no me dan ganas de hacerlo. Yo vivo de esto, pero cuando abrí la tienda me planteé que tenía sentido si la gente respondía y ahora la gente nueva, por edad y por la cuestión económica, no puede comprarse un disco por 20 euros”, explica.
Al igual que Melocotón, Escridiscos, otra de las tiendas de referencia en la capital, se plantea cerrar sus puertas para siempre. En la calle de las Navas de Tolosa, número 4, cuelga un cartel que anuncia cierre por vacaciones. Es una de las tiendas con más solera, nació casi al mismo tiempo que la movida madrileña, el punk y la nueva ola, y en sus más de 30 años de existencia ha sido una de las guías para los coleccionistas y los amantes de la música indie, el garaje, el rock y el punk. Según cuenta Cura, el dueño también se jubila y ha puesto un anuncio en internet para vender el negocio. “Si nadie lo compra, cerrará definitivamente el 31 de diciembre”, dice apenado.
El cierre de tiendas de discos en la ciudad ha sido paulatino y, por mucha promoción de vinilos que haya, varios establecimientos se han visto obligados a desaparecer. “Hace algunos años por esta zona había unas 10 o 15 tiendas como la mía, ahora solo quedan tres”, se lamenta Cura. Él mismo tenía otros locales, con empleados contratados, algo que no tiene hoy. “Antes tenía más dinero; me iba a Inglaterra, traía discos y hacía caja. Pero mira ahora, estamos es las doce del mediodía y por mucho que sea agosto no hay nada de gente”.
Un joven busca un disco de vinilo en la tienda de La Gramola. / alvaro garcia
El panorama de futuro para las pequeñas tiendas madrileñas parece poco alentador. “De aquí a un año no quedará casi ninguna tienda, quizá las de segunda mano logren sobrevivir”, dice. Y no solo por la crisis económica, cuenta, sino por la escasa oferta cultural que ofrece la ciudad. “Madrid es una ciudad donde no pasa nada. No vienen a tocar los grandes artistas, en los teatros ponen los musicales más pasados de moda, los quitan y luego los ponen de nuevo”. Los mismo piensan desde la tienda de discos Toni Martin, una de las más antiguas en la capital, presente desde 1976. "Somos de los pocos supervivientes", dice al otro lado del teléfono Toni Martin, el propietario.
Pero en la ciudad todavía hay supervivientes que esperan seguir muchos años más. En el número 5 de la calle Costanilla de los Ángeles dos tiendas históricas comparten la misma dirección. Antonio Pérez administra desde hace casi 30 años Bangladesh. “¿Auge? ¡Qué va!, lo que ocurre es que se introdujo la moda de que había que tener vinilo, pero siempre ha estado ahí. Hace unos tres o cuatro años las disqueras pensaron que sacar vinilos era una solución al tema de la crisis de los CDs que ya casi no se vendían”, cuenta enérgico Antonio. Como ejemplo señala un vinilo de 180 gramos de Steve Earle. “Esto lo reeditan en vinilo con el sello Back to Black e incluso te dan un código para que puedas descargarlo por internet”, comenta. La tienda de Antonio es pequeña, parece algo desordenada, tiene una fila de discos amontonados, pero él lo tiene todo perfectamente ubicado. “Un poco de jazz por aquí, algo de rock por allá, heavy, blues, música española independiente e incluso alguna sorpresa de pop comercial. Aunque reniega un poco de ellas. “El vinilo es un producto muy específico, si tuviera que vivir de lo que vendo de Alejandro Sanz no podría sobrevivir”.
A tres pasos de distancia está Babel, otra experimentada tienda de CDs y vinilos. Carlos Ollero lleva con la tienda unos 11 años y coincide en que el vinilo nunca llegó a desaparecer del todo, lo ha mantenido un público fiel, enamorado del formato. Como es un objeto bello (como los libros) y que suena bien, la industria ha vuelto a apostar por el vinilo, aunque sean tiradas cortas de unos pocos miles de ejemplares. Además, piratearlo es muy complicado, cosa que no pasa con el disco compacto. Ollero se lamenta de la situación de los jóvenes aficionados a la música. “Hoy los chavales no tienen ni un duro, hasta para los más aficionados a la música es complicado comprar vinilos dada la situación económica”, comenta. Se muestra orgulloso de que su pequeña tienda que ofrece además de novedades como el último disco de Subsonics, In the black spot, la reedición de un clásico del rock madrileño como Noches de rockanroll de Burning o El reino de la estupidez, del grupo español Aspirina Infantil, una edición limitadísima del sello Beat Generation.
Hay otros más optimistas. Es el caso de El Corte Inglés, que ha visto una oportunidad en la venta de vinilos y poco a poco ha ido ampliando el espacio para su venta. “La gente busca cada vez más no solo a los Rolling Stones o The Beatles, sino grupos actuales que sacan su edición en vinilo. Por ejemplo ahora Dani Martén acaba de sacar una reedición en vinilo”, aseguran fuentes de la empresa. Añaden que cuando empezó a hablarse del regreso del vinilo hace tres o cuatro años estaba asociado a una cosa residual, que podía ser pasajera, pero que se ha consolidado. “También tiene un aspecto de moda, lo vintage y lo retro ha vuelto y mucha gente busca esto por no quedarse atrás”, dicen desde la compañía.
Algunas tiendas en Madrid
Discos Melocotón: (Calle de la Salud, 10). Se especializa en discos para coleccionistas, en ediciones limitadas y unas cuantas rarezas imposibles de conseguir.
Radio City: (Calle Conde Duque, 14). Especializada en música estadounidense. Reediciones para gourmets y discos de última hornada. Una de las más recomendables de la ciudad.
Bangladesh: (Calle Costanilla de Los Ángeles, 5). Esta pequeña tienda tiene discos de rock, blues, jazz y grupos españoles como Mecano.
La metralleta: (Plaza de las descalzas s/n). Una de las tiendas de segunda mano más emblemáticas y con más antiguedad. Se puede encontrar un poco de todo, pero sobre todo rock clásico.
La gramola: (Postigo de San Martín, 4). Tienda de segunda mano con clásicos del rock y heavy metal.
Competir con las grandes superficies no es nada fácil. Y las pequeñas tiendas hacen lo posible por mantenerse a flote. A veces la ubicación ayuda. Entre el bullicio de la calle Montera se encuentra Disco Killers, una tienda de segunda mano que tiene desde flamenco hasta rock clásico. Su dueño, José Luis Amador, lleva administrando el establecimiento unos 30 años. “Un auge sí que hay. En los últimos dos o tres años se ha aumentado la venta. Hay más reediciones de discos. También está ligado al declive del CD”. Amador se pregunta si esto del auge es una moda pasajera y si va a durar en el tiempo. Frente a la crisis del sector y del país, este establecimiento ha apostado por hacer un poco de merchandising. Libros, llaveros, muñequitos entre otras cosas están apostados en las paredes de esta pequeña tienda de dos plantas. Los importantes son, sin embargo, los discos y, en especial, los vinilos. “El vinilo tiene una ceremonia en sí, para limpiarlos, para ponerlos. El encanto es que pones el disco, tiene unos créditos y una portada más vistosa. El CD es algo más básico”.
Junto a una esquina de la Plaza de las Descalzas una flecha indica que hay que bajar las escaleras para llegar a La metralleta, otra de las míticas tiendas de segunda mano de Madrid, que está dividida en dos establecimientos diferentes aunque compartan nombre. En un lado trabajan José Luis Pérez y su mujer. “No creo que haya un auge del vinilo”, apunta Pérez. “Lo que siempre ha habido es gente coleccionista”. En su tienda, bastante amplia, se pueden encontrar varias joyas. En una vitrina, señala uno de sus tesoros más cotizados: uno de los primeros discos de Vainica Doble. ¿El precio? 2.000 euros. También hay otros emblemáticos y difíciles de encontrar como el censurado Sticky Fingers de los Rolling Stones.
Del otro lado, Felipe Menéndez cuenta que hubo un tiempo, hace unos 10 años, en el que el vinilo se dejó de vender, pero que ahora se está volviendo a comprar. “Pero en todo esto interfiere un poco la moda, que no sé cuánto durará”, comenta al mismo tiempo que señala los discos de grupos de la movida madrileña como Parálisis Permanente.
Para todas estas pequeñas tiendas el vinilo nunca se fue, pero tampoco aseguran su viabilidad en el futuro. Todas relatan con tristeza la desaparición, por la crisis u otras circunstancias, de muchas tiendas de música. Ángela Pérez ayuda a sus padres a administrar la Gramola (Postigo San Martín, 4), otra de las tiendas de discos de segunda mano más antiguas de Madrid. “Cuando mis padres empezaron con este negocio teníamos otros locales y hemos visto otros tantos cerrar. Tiene que ver con la crisis y también con que la gente apreciaba la música de otra manera”, dice apenada
"La música es la más bella forma de lo bello" José Martí
Imagen CCES EN FACEBOOK
Avatar de Usuario
Roberto García.
Miembro de Honor
 
Mensajes: 6245
Registrado: Sab 26 Dic, 2009 6:21 pm
Ubicación: Miami
Gracias dadas: 585
Gracias recibidas: 609

Re: Salvad los discos de Vinilo!

Notapor Roberto García. » Mié 27 Nov, 2013 7:36 pm

Disco de vinilo
Saltar a: navegación, búsqueda
Para otros usos de este término, véase Vinilo.

Disco de vinilo
Disco de vinilo de doce pulgadas a 33 RPM
Características
Codificación
Señal analógica
Capacidad
45 min aprox. a 33 RPM (medida más general)
Forma de lectura/escritura
Mediante la recolección/producción de vibraciones producidas por el roce entre el disco y la aguja
Creado por :
Emile Berliner en 1888
Uso
Almacenamiento de señales de audio
El disco de vinilo o disco gramofónico es un formato de reproducción de sonido basado en la grabación mecánica analógica. Se ha generalizado la nomenclatura disco de vinilo o solo vinilo porque los grupos polivinílicos es el material habitual para su fabricación. No obstante, en sus inicios los discos también podían ser de aluminio u otros materiales.
Desde 2005 la venta de estos discos se ha visto incrementada ininterrumpidamente,1 llegando a crecer un 200% en 2008 respecto del año anterior.2 Es el formato más longevo utilizado en la actualidad.
Indice
•1 Proceso de grabación
•2 Proceso de reproducción
•3 Velocidades de grabación y reproducción
•4 El declive de los discos de vinilo
•5 Actualidad y resurgimiento del vinilo
•6 Véase también
•7 Referencias
•8 Enlaces externos
Proceso de grabación

Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada, como revistas especializadas, monografías, prensa diaria o páginas de Internet fidedignas.
Puedes añadirlas así o avisar al autor principal del artículo en su página de discusión pegando:
{{subst:Aviso referencias|Disco de vinilo}} ~~~~
El disco de vinilo queda grabado siguiendo un complicado proceso mecánico de tipo analógico en siete etapas. A pesar de la complejidad, hacer cada disco no dura más de media hora.
Discos de vinilo de 12 (LP), 10 (EP) y 7 (sencillo) pulgadas, respectivamente.
La sonda Voyager 1 lleva consigo un disco de oro con varios sonidos característicos del ser humano, con sonidos y canciones de todo tipo de culturas, el formato elegido fue el disco con surco ya que es el formato con el funcionamiento más simple de todos. En la foto se ve el frente del disco, atrás esta el lado con la grabación.

1. Una vez grabada, mezclada y masterizada la música en el estudio, en cinta magnética o en la actualidad en algún soporte digital, ésta es procesada para adecuarla al medio donde va a ser impresa finalmente, en lo que se conoce como proceso de re-masterización, y que, en el caso de los discos, es especialmente crítico y tiene mucha relevancia en la calidad final del disco obtenido. Este proceso implica o no (dependiendo del equipo y la técnica usada) la eliminación de ciertas frecuencias, el cuidado especial sobre la fase del audio (si la grabación es estéreo), así como la determinación de volúmenes (nivel sonoro de la señal), determinación de las intensidades de sonido de los instrumentos en los canales estéreo, anchura y profundidad del surco en función de la duración total de la obra a registrar, cuanto más volumen más espacio ocupa el surco y menos espacio físico o duración del tiempo de grabación en el disco.

2. En esta fase, conocida como "cortar el disco patrón" (también se puede cortar un dubplate si no se desea prensar discos) se transfiere el contenido de la cinta máster o maestra a un disco patrón conocido como laca maestra o máster lacquer. Se trata de un disco hecho generalmente de aluminio pulido recubierto con un baño a gravedad de laca nitrocelulosica (acetato de nitrocelulosa) negra, o con tonos azulados o rojos (dependiendo del fabricante) con un espesor entre 0,6 y 1 mm. El equipo usado para el corte del disco patrón es conocido como "torno vertical de grabación fonográfica", el cual contiene un cabezal de corte que graba (corta y modula) el surco, transfiriendo la música contenida en la cinta maestra al disco patrón, pasando por un procesador que le aplica una ecualización especial llamada curva R.I.A.A. para grabación, que adapta la señal registrada a las características físicas del disco. Las entradas de "phono" de un amplificador o mesa de mezclas se diferencian de cualquier otro tipo de entrada (para un CD por ejemplo) por incorporar la curva inversora de la curva RIAA de grabación, la curva RIAA de reproducción, necesaria para oír el disco correctamente.

3. Una vez grabado el disco patrón o máster, éste es lavado con agua y jabón y luego, se recubre con cloruro de estaño, el cual permite la adherencia de una delgada capa de plata que se le aplica posteriormente.

4. El disco ya plateado es sumergido en una solución basada en níquel a la cual se aplica electricidad para que el níquel lo recubra. El disco es retirado y lavado nuevamente. Este proceso se denomina baño galvánico o galvanoplastia.

5. La capa de plata y níquel es retirada del disco patrón, obteniéndose una copia negativa del mismo, llamada disco matriz o disco padre.

6. Del disco matriz, se obtiene una copia positiva, llamada disco madre. Si la información del disco madre es correcta, se repite el proceso hasta obtener ocho discos madre más. De cada una de las 8 copias del disco madre se hacen dos copias negativas, llamadas discos estampadores. Este proceso es llevado a cabo con el otro disco patrón que representa la otra cara del disco.

7. A partir del disco estampador se saca la copia positiva final o copia comercial, mediante el prensado de una pastilla caliente o "donut" de poli cloruro de vinilo o poliéster entre los dos moldes estampadores o matrices correspondientes a las dos caras del disco, a la cual se añaden las etiquetas previamente preparadas que contienen la información de la música grabada. Esta copia final es la que se venderá al público. Actualmente se están prensando tiradas cortas de no más de 100 discos de vinilo con el disco patrón.

Existe una técnica denominada direct metal mastering (en español: matrizaje directo en metal) o DMM en la cual la música es transferida directamente a un disco metálico relativamente blando, por lo general de cobre. De este modo, solo es necesario un proceso galvánico para obtener los estampadores, abaratando el coste. También existen discos en los que el proceso de corte se lleva a cabo a la mitad de la velocidad normal de reproducción, o a la cuarta parte, ya que esto mejora notablemente la calidad de la transferencia en toda la banda, audible por los humanos o no. Este proceso también permite grabar vídeo en un vinilo, o audio multicanal como el JVC CD4 (4 canales).

Proceso de reproducción





Primer disco grabado eléctricamente de la historia: "You May Be Lonesome", de Art Gillham, grabado el 25 de febrero de 1925.

El proceso de reproducción del disco de vinilo se fundamenta en la conversión mecánica del movimiento que sufre la aguja al seguir el surco, en una señal eléctrica que presenta idénticas variaciones a las del surco. En los equipos estéreo los movimientos laterales representan la suma de los canales estéreo y los movimientos verticales representan la sustracción o resta de ambas señales. Estas señales eléctricas pueden ser generadas de diferentes formas, aunque lo más habitual es la de un conjunto de imán-bobina unido al vástago de la aguja, el cual está contenido en la cápsula fonocaptora, la cual a su vez está contenida en el brazo. El equipo reproductor se llama tocadiscos; pero modernamente también suele denominarse giradiscos. Las señales eléctricas generadas en la cápsula fonocaptora son procesadas para obtener las señales separadas en estéreo, enviadas al amplificador (integrado o separado) y de allí a los auriculares o altavoces.
Velocidades de grabación y reproducción
Diameter
Revoluciones por minuto
Duración
12 pulgadas (30 cm)
33⅓ RPM
45 min long play (LP)
45 RPM
Maxi sencillo y extended play (EP)
16 RPM
2 horas
78 RPM
6 minutos
10 pulgadas (25 cm)
33⅓ RPM
Long play (LP)
78 RPM
4 minutos
7 pulgadas (17.5 cm)
45 RPM
5 minutos sencillo y extended play (EP)
33⅓ RPM
7 minutos sencillo
16 RPM
15 minutos (formato usado para grabaciones de libros y cuentos)
Los discos de vinilo se editan en 4 velocidades: 16 (ó 16 2/3) R.P.M., 33 (ó 33 1/3) R.P.M., 45 R.P.M. y 78 (ó 78 4/5) R.P.M. y en diámetros de 7, 10 y 12 pulgadas. En función del diámetro y del número de canciones que contengan por cara, reciben distintas denominaciones:
Selector de velocidad para discos de 16, 33, 45 o 78 RPM, de una bandeja Winco.
•Sencillo: 7 pulgadas y una canción por cara, grabados a 45 RPM
•Flexi disc: 7 pulgadas. Formato de plástico flexible usado en promociones.
•Extended play o EP: 7, 10 o 12 pulgadas con dos o tres canciones por cara, grabados a 33 y 1/3 o 45 RPM.
•Maxi sencillo: 12 pulgadas con dos ó tres canciones por cara. También conocido simplemente como 12", es el formato mayoritario en el que se edita la música utilizada por los disc-jockeys en sus sesiones. Grabado a 33 1/3 o 45 RPM.
•Long play o LP: 4 o más canciones por cara. Normalmente grabado a 33 1/3 o 16 RPM
La velocidad de 16 RPM era usada para las publicaciones de cuentos infantiles, audio biblias y otros registros de audio que no tenían música, ya que era una velocidad muy lenta como para poder reproducir fielmente una canción, pero excelente para la lectura lenta y pausada. Esta velocidad se dejó de editar a principios de los años setenta con la aparición del casete. El disco de 45 RPM apareció en el año 1955.
El acetato o laca de nitrocelulosa,(el mismo material que se sigue usando hoy en día para las grabaciones en disco) otorgaba mayor calidad de sonido respecto a los materiales anteriormente usados, como la cera, el papel de estaño o el plástico denominado Amberol de los cilindros del fonógrafo de Edison.
El declive de los discos de vinilo
Aproximadamente hacia 1985 y a comienzos de la década de 1990 el disco de vinilo comenzó a ser desplazado por el CD-Audio por ser de menor tamaño y mayor practicidad. Además, para eliminar gran parte de los inconvenientes de los discos de vinilo, han aparecido los lectores ópticos para discos de vinilo, aunque son extremadamente costosos para aplicaciones personales. En la actualidad uno de sus muchos usos son como discos de mezclas para los DJ's en salas de música. A pesar que el CD-Audio se ha impuesto sobre el disco de vinilo, éste se sigue editando ya que cada día más artistas también editan sus trabajos en vinilo y es utilizado tanto por los disc jockeys como por los melómanos.
Actualidad y resurgimiento del vinilo
Hoy en día el vinilo se sigue utilizando e incluso se puede apreciar un sólido y progresivamente ascendente retorno en círculos reducidos, principalmente en el ámbito del coleccionista audiófilo. Muchos artistas (sobre todo bandas de décadas pasadas) publican sus álbumes en el formato de CD y también en vinilo debido a que la demanda así lo merece. Además, el vinilo se utiliza en la música electrónica como herramienta fundamental para el scratch y por su gran desempeño en audio. Son muchos los sellos discográficos que aún fabrican y distribuyen este formato, destinado generalmente a DJ y coleccionistas. De hecho, muchos sellos dentro del panorama independiente y underground editan en vinilo a las bandas, siempre en tiradas más limitadas, pero de forma estable. Asimismo, cantidad de músicos de importancia han sacado vinilos de sus álbumes o bien de sus sencillos. También se generan los llamados Vinyl Timecode, que se utilizan para hacer scratch. Un dato aportado por la BBC Mundo durante el 2012, revela que en 2011 se vendieron casi un 40% de discos más que el año anterior con lo que se estaría confirmando, una vez más, la paradójica alza de la popularidad de este formato en un mundo cada vez más digitalizado.

Véase también
•Fonógrafo
•Gramófono
•Disco de acetato
•Discos de gramófono poco habituales
•Dubplate
•Historia del registro del sonido
•CED

Referencias
1. ↑ Crece la venta de discos de vinilo
2. ↑ «En 2008 creció más la venta de vinilos que de CD». Diario Los Andes (07/01/2009). Consultado el 23 de abril de 2009.
Enlaces externos
•Wikimedia Commons alberga contenido multimedia sobre Disco de vinilo.
•Historia del vinilo Completa cronología de la historia del disco de vinilo
•Vídeo sobre la fabricación de los discos de vinilo
•Laser Turntable, player by laser with no wear off
•Professional methods for redord care and use, Cecil E. Watts Ltd. Internationally Recognized Authority For Records Maintenance Antigua publicación sobre el uso y cuidado de los discos de vinilo.
•Jaes Disk Antology Aes.org (PDF).
•Larga Vida al Vinilo diario El Pais 2010
"La música es la más bella forma de lo bello" José Martí
Imagen CCES EN FACEBOOK
Avatar de Usuario
Roberto García.
Miembro de Honor
 
Mensajes: 6245
Registrado: Sab 26 Dic, 2009 6:21 pm
Ubicación: Miami
Gracias dadas: 585
Gracias recibidas: 609

Re: Salvad los discos de Vinilo!

Notapor Roberto García. » Jue 02 Oct, 2014 1:59 pm

oct 1 a las 11:39 PM






El mercado de los discos de vinilo crece y crece. Algunos discos de vinilo están alcanzando precios de escándalo. En todo el mundo, la página moneymusic.com cada día tiene más importancia.

La página ofrece el disco del día cada día. Por supuesto, la mayoría de los años sesenta.

También han hecho una lista de diez discos que valen mil dólares o mucho mes.

estos son:

10.- THE SUPREMES.- “MEET THE SUPREMES” (LP)

Se trata del primer álbum que publicaron Diana Ross y compañía .

9.- JIMI HENDRIX .- “AXIS BOLD AS LOVE” (LP)

Si tienes una versión de este disco, español o europeo, pero en mono, puedes sacarle 2000 dólares.

8.- LYNYRD SKYNARD.- “MICHELLE” (45)

Este fue el primer single en la carrera del grupo sureño. Un single que vale más de dos mil dólares. No, no es la versión del tema de los Beatles.

7.- THE BEATLES.- “CAN´T BUY ME LOVE” (45)

E l disco americano. En España salió en un EP , que también vale su dinero. El americano está valorado en dos mil quinientos dólares.

6.- THE BYRDS.- “THE TIMES THEY ARE CHANGING” (45)

Un extraño single de los Byrds, de otra versión de un tema de Bob Dylan. Con la portada de foto en color vale casi tres mil dólares.

5.- BRUCE SPRINGSTEEN.- “SPIRIT IN THE NIGHT” (45)

El autentico primer single del boss en Columbia Records. Vale cinco mil dolares.

4.- “THE CAINE MUTINY SOUNDTRACK” (LP)

Extraña portada, extraño vinilo de la película de Humphrey Bogart del año 1954. Vale más de diez mil dólares.

3.- ELVIS PRESLEY .- “ELVIS CHRISTMAS ALBUM” (LP)

El primero de los dos álbumes de villancicos que hizo el rey del rock. Data de de 1957 y vale 18.000 dólares.

2.- THE ROLLING STONES.- “STREET FIGHTING MAN” (45)

El single del album Beggars Banquet. Con la portada original se acerca a los veinte mil dólares.

1.- BOB DYLAN.- “THE FREEWHEELIN BOB DYLAN” (LP)

Si tienes una copia mono de este álbum del 1963 y en él está incluida la canción Talkin John Birch Society Blues, tienes más de veinte mil dólares.

Hay coleccionistas que buscan y buscan .Y hacen buenos negocios, desde luego
"La música es la más bella forma de lo bello" José Martí
Imagen CCES EN FACEBOOK
Avatar de Usuario
Roberto García.
Miembro de Honor
 
Mensajes: 6245
Registrado: Sab 26 Dic, 2009 6:21 pm
Ubicación: Miami
Gracias dadas: 585
Gracias recibidas: 609

Re: Salvad los discos de Vinilo!

Notapor Roberto García. » Sab 06 Jun, 2015 11:41 pm

Todo lo que hay que saber de los vinilos


Por Angie Narciso
Publicado 26 mayo, 2015
In Reportajes

En Colombia

Antes, los discos de acetato fueron un objeto de uso cotidiano. Es probable que muchos hayan tenido en su poder alguno de los que produjo Discos Fuentes, institución importante en la industria fonográfica colombiana fundada el 28 de octubre de 1934 por el empresario cartagenero Antonio Fuentes, personaje que adquirió la primera máquina prensadora de discos que llegó al país ya que en años anteriores la grabación de elepés se hacía en equipos rudimentarios para luego enviarlos a Estados Unidos para su prensado.

En efecto, esto fue un hecho importante en la historia del vinilo en Colombia. Sin embargo también hay otros detalles. Por ejemplo, el primer disco de jazz producido en Colombia fue lanzado en 1961, se titulaba Luis Rovira Sexteto y fue grabado por Philips. Por supuesto, este contó con la participación de una gran orquesta conformada por el clarinetista español Luis Rovira, los argentinos José María Cigno [batería] y Alberto Lorenzetti [piano], el colombiano León Cardona [guitarra eléctrica], el checo Zdenék Jirak [vibráfono] y el peruano Manuel Molina [contrabajo].

Luego, varios grupos de rock nacional también apostaron por la grabación en este formato. No se olvida el famoso The Speakers en el maravilloso mundo de Ingeson que llegó a las tiendas en 1968. Asimismo están los míticos de Aterciopelados: Con el Corazón en la Mano (1993) y su último álbum grabado en vinilo: La Pipa de la Paz (1997). Claro, otra joya importante fue Espías Malignos de Darkness (Ep, 1989), material destacado porque llegó a ser uno de los primeros acetatos de una banda de metal en el país. (Encuentra aquí: Sitios online recomendados para comprar vinilos)

Por supuesto, en la memoria también surgen recuerdos de la música tropical que se nos presentó en este formato. Entre los más emblemáticos están Very Very Well (1965) del músico salvadoreño Lito Barrientos y su orquesta, y como no, el primer volumen de los 14 cañonazos bailables (1961), donde se incluían grandes temas que hoy son clásicos de la música bailable de Colombia como La Cinta Verde de los Teen Agers con Gustavo “El loco” Quintero.
http://www.revistametronomo.com/todo-lo ... =og.shares
"La música es la más bella forma de lo bello" José Martí
Imagen CCES EN FACEBOOK
Avatar de Usuario
Roberto García.
Miembro de Honor
 
Mensajes: 6245
Registrado: Sab 26 Dic, 2009 6:21 pm
Ubicación: Miami
Gracias dadas: 585
Gracias recibidas: 609

Re: Salvad los discos de Vinilo!

Notapor Roberto García. » Mié 30 Sep, 2015 2:07 am

Los discos de vinilo, imparables: más beneficios que Spotify Free, YouTube y VEVO juntos
Hace unos cuantos meses os hablamos sobre el retorno de los discos de vinilo, profundizando sobre todo en las razones de su regreso y la tecnología que utilizan los giradiscos actuales para ser capaces de ofrecernos una calidad de sonido muy superior a la que tenían en la época en la que irrumpieron los CDs.

Pero si quedaba alguna duda de que este formato había vuelto para quedarse, en Digital Trends nos sacan de ella haciéndose eco de un informe que apunta a que las ventas de discos de vinilo generan ya más dinero que otras plataformas de streaming como YouTube, la versión gratuita con publicidad de Spotify y VEVO juntas.

Los vinilos imparables

El informe lo ha publicado la asociación estadounidense Recording Industry Association of America o RIAA, y en él se también apunta que los servicios musicales bajo demanda con sistemas de ads también están ganando más dinero que nunca. Concretamente 163 millones de dólares en la primera mitad del año frente a los 128 que ganaron el año pasado.

Pero durante el mismo periodo de tiempo los discos de vinilo consiguieron alcanzar los 222 millones de dólares de beneficios, y sus ventas han subido en un 52% en el último año. Ningún otro formato está subiendo tanto como este, y de hecho en Estados Unidos ya supone un tercio de las ventas totales de música en formato físico.

Captura De Pantalla 223

Aun así los servicios de reproducción online aun gozan de muy buena salud, sobre todo gracias a los modelos de pago bajo suscripciones. El streaming ha obtenido unos beneficios de cerca de mil millones de dólares durante la primera mitad del año en norteamérica, mientras que los formatos físicos sólo han conseguido 748 millones.

Las polémicas alrededor de los pocos beneficios que se obtienen mediante los servicios gratuitos de streaming con publicidad siguen ahí, y los vinilos están consiguiendo reenganchar a los audiófilos con contenidos especiales y grandes y vistosas caratulas. Por eso cada vez son más los artistas que optan por sacar singles o ediciones de sus últimos trabajos en este formato, alimentando aun más un crecimiento que parece lejos de terminar.

Vía | Digital Trends
Imagen | Petras Gagilas
En Xataka | ¿Te sorprende que haya vuelto el vinilo? Pues agárrate porque vuelven a estar aquí los cassettes.
puedes leer más en Xataka
"La música es la más bella forma de lo bello" José Martí
Imagen CCES EN FACEBOOK
Avatar de Usuario
Roberto García.
Miembro de Honor
 
Mensajes: 6245
Registrado: Sab 26 Dic, 2009 6:21 pm
Ubicación: Miami
Gracias dadas: 585
Gracias recibidas: 609

Re: Salvad los discos de Vinilo!

Notapor Roberto García. » Sab 04 Mar, 2017 1:07 pm

¡No regales tus acetatos! Los 10 discos más caros de la historia

¿Alguna vez has pensado que los viejos vinilos que compras en Portales o en tus recorridos por Tepito puedan tener un valor más allá del precio que te ofrecen? ¿O que la caja de acetatos que tiró tu abuela la semana pasada pudo haber sido tu escape de la pobreza? En los círculos de los coleccionistas, la basura de alguien puede ser el tesoro de otro, y este fenómeno está presente en la pintura, los comics, los libros y por supuesto, la música.

¿Cómo saber si los acetatos que tienes en tu armario acumulando polvo pueden tener un valor, no sólo sentimental, sino también monetario?

Los coleccionistas toman en cuenta varios factores. Obviamente el disco se tiene que escuchar. El valor de la placa se ve afectado si tiene rayones o manchas que afecten la calidad del sonido. En el caso de viejos acetatos esto es muy difícil de conseguir ya que el tiempo conspira contra el bienestar de las cosas.

También el paquete tiene su importancia. Para que el disco aumente de valor, debe conservar en las mejores condiciones posibles la cubierta y cualquier otro material adicional que pueda tener. Los coleccionistas recurren a las técnicas más sofisticadas para preservar el estado del producto, como si fuera adquirido de la tienda un día antes.

Actualmente el acetato más caro del mundo es un sencillo de 1958 valuado en 200,000 libras esterlinas, lo que equivale a 4,196,168 pesos mexicanos. El acetato pertenece a The Quarry Men, una banda integrada por varios jóvenes de Liverpool, Inglaterra que algunos años más tarde se cambiarían el nombre a The Beatles. Quizás hayas escuchado algo por ahí. El sencillo se titula “That’ll Be the Day”, con el lado B “In Spite of all the Danger” (puedes escuchar el primer tema abajo).

El resto de la lista está dominada por otros acetatos de los Beatles y varios sencillos de los Sex Pistols que sacaron previo al lanzamiento de su único álbum Never Mind the Bollocks. La única banda que rompe el monopolio de estos dos es Queen, con una rara edición de “Bohemian Rhapsody”.

1. The Quarry Men – That’ll Be the Day / In Spite of All the Danger – 1958, acetato – £200,000
2. The Quarry Men – That’ll Be the Day / In Spite of All the Danger – 1981, 7” 45rpm y 10” 78rpm replicas del acetato de 1958 – £10,000
3. Sex Pistols – God Save the Queen / No Feelings – 1977, acetato – £10,000
4. Sex Pistols – God Save the Queen / No Feelings – 1977, A&M AMS 7284 – £8,000
5. Sex Pistols – Anarchy in the UK / No Fun – 1977, acetato – £7,000
6. The Beatles – The Beatles – 1968, Apple PMC/PCS 7067/8 – £7,000
7. The Beatles – Please Please Me – 1963, Parlophone PCS 3042 – £5,000
8. Queen – Bohemian Rhapsody / I’m in Love with My Car – 1978, EMI 2375 – £5,000
9. The Beatles – Love Me Do / PS I Love You – 1962, Parlophone 45-R 4949 – £5,000
10. Sex Pistols – Anarchy in the Uk – 1975, acetato – £5,000

En los años que sacaron este acetato de “That’ll Be the Day”, The Quarrymen estaba integrada por el trío de John Lennon, Paul McCartney, George Harrison, además de Colin Hanlon en la batería y John ‘Duff’ Lowe en el piano. Este último fue el que se quedó con la única copia del disco por 23 años hasta que se lo vendió a Paul McCartney a inicio de los 80 por una cantidad no publicada.

Con este valioso acetato en la mano, Sir Paul mandó a hacer una restauración del disco en 1981 aunque no se publicaron más de un puñado de discos. Esta edición ocupa el segundo lugar en la lista.
http://www.sopitas.com/186350-no-regale ... -historia/
"La música es la más bella forma de lo bello" José Martí
Imagen CCES EN FACEBOOK
Avatar de Usuario
Roberto García.
Miembro de Honor
 
Mensajes: 6245
Registrado: Sab 26 Dic, 2009 6:21 pm
Ubicación: Miami
Gracias dadas: 585
Gracias recibidas: 609

Anterior

Volver a ☞ Tablón de anuncios, Noticias y Reivindicaciones

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Yahoo [Bot] y 2 invitados